Escuchemos la Voz de Dios! Jcoa.!

¡Oigamos la música Divina!Max Lucado.!

15 El que tenga oídos, que oiga.

Matthew 11:15 | NVI

En la parábola del sembrador Mi Sr Jesucristo comparó nuestros oídos al terreno. Contó de un agricultor que esparció la semilla (símbolo se la Palabra) en cuatro diferentes tipos de terreno, (símbolo de nuestros oídos). 

Algunos de nuestros oídos son como camino endurecido; no receptivo a la semilla. Otros tiene oídos como terreno pedregoso, oímos la Palabra pero no le permitimos echar raíz. Otros tiene oídos como un terreno lleno de hierbas malas, demasiados crecidas, demasiado espinosas, con demasiada competencia para que la semilla tenga una oportunidad. Pero hay algunos que tiene oídos para oír, bien arados, capaces de discernir y listos para oír la Voz de Dios. 

Mc 4/1/8. De nuevo comenzó Jesús a enseñar a la orilla del lago. La multitud que se reunió para verlo era tan grande que él subió y se sentó en una barca que estaba en el lago, mientras toda la gente se quedaba en la playa. 2 Entonces se puso a enseñarles muchas cosas por medio de parábolas y, como parte de su instrucción, les dijo: 3 «¡Pongan atención! Un sembrador salió a sembrar. 4 Sucedió que al esparcir él la semilla, una parte cayó junto al camino, y llegaron los pájaros y se la comieron. 5 Otra parte cayó en terreno pedregoso, sin mucha tierra. Esa semilla brotó pronto porque la tierra no era profunda; 6 pero cuando salió el sol, las plantas se marchitaron y, por no tener raíz, se secaron. 7 Otra parte de la semilla cayó entre espinos que, al crecer, la ahogaron, de modo que no dio fruto. 8 Pero las otras semillas cayeron en buen terreno. Brotaron, crecieron y produjeron una cosecha que rindió el treinta, el sesenta y hasta el ciento por uno.

Mark 4:1/8 | NVI

Notemos que en todos los casos la semilla es la misma. El sembrador ese el mismo. La diferencia no está en el mensaje ni en el mensajero sino en el que oye. Si la proporción de la parábola es significativa, tres cuartas partes del mundo no está oyendo La Voz de Dios, sea debido a corazones duros, vidas superficiales, mentes llenas de ansiedad, el setenta y cinco por ciento de nosotros estamos perdiéndonos el mensaje.

“No es que nos falten oídos, es que no los usamos”

¿Cuánto tiempo ha pasado desde la ultima vez que dejamos que Dios se apodere de nosotros? 

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que le dimos una porción de tiempo, sin diluir, sin interrupciones, para escuchar su Voz? 

Mi Sr Jesucristo pasaba regularmente tiempo con El Padre Celestial oramos y escuchando. Mc 1/35. 35 Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar. 

Mark 1:35c | NVI

Sí Misma Sr Jesucristo el Hijo de Dios, El Salvador sin pecado de la humanidad, pensó que valía la pena dejar libre su calendario para orar, ¿no será sabio que nosotros hagamos lo mismo? 

Si vamos a ser como Mi Sr Jesucristo, si vamos a tener oídos que oyen la Voz De Dios, entonces hemos hallado dos hábitos dignos de imitar: Los hábitos de la oración y de la lectura de la Palabra de Dios. Ro 12/12. 12 Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración. 

Romans 12:12 | NVI

Stgo 1/25. 25 Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

James 1:25 | NVI

Amigos cristianos en todas las naciones, oír la Voz de Nuestro Padre Celestial Todopoderoso, es lo más importante para nuestras vidas, debemos esforzarnos por permanecer espiritualmente atentos en eso momentos de intimidad con El, para esperar su respuesta, para pedir nos guíe, nos de sabiduría para vivir nuestras vidas, que maravilloso es saber que podemos oírle aconsejándonos; reprendiéndonos cuando no hemos actuado correctamente de acuerdo a Sus Santos Mandamientos, educándonos, puliéndolos para que brillemos como testimonio de ser sus hijos, para que llevemos Su Palabra a todas las naciones.

Amen.!

Jcoa.!

Seamos de benndicion.! Jcoa.!

Padre Celestial Todopoderoso entregamos este día delante de Tu Santa Presencia, para recibir Tu amor, guía, Ayuda, protección, provisión, para nuestras vidas,. Bendícenos para ser de bendición en el lugar donde nos encontramos siendo testimonio para las naciones.!Amen.!

Jcoa.!

¡Ser como Mi Sr Jesucristo! Jcoa.!

¡Como Jesus!¡Un corazón como el suyo!

Max Lucado.!

¿Qué tal si por un día Jesus se convierte en uno de nosotros?

Si por 24 horas Mi Sr Jesucristo se levantara de nuestra cama, anduviera en nuestros zapatos, viviera en nuestra casa, y siguiera nuestro horario? 

¿Qué tal si por un día y una noche Mi Sr Jesucristo visera la vida nuestra con el corazón de El? 

Las prioridades de El gobiernan nuestras acciones, las pasiones de El impulsan nuestras decisiones. El amor de Mi Sr Jesucristo dirige nuestra conducta. 

¿Cómo sería? Notarían las personas algún cambio? Nuestras familias verían algo nuevo? ¿Nuestros compañeros de trabajo percibirían alguna diferencia? ¿Nuestros amigos y nuestros enemigos, recibirían más misericordia del corazón de Mi Sr Jesucristo que del nuestro?

¿Haríamos lo que teníamos planeado por las siguientes 24 horas? con Mi Sr Jesucristo apoderándose de nuestros corazones¿ cambiaría algo en nuestras vidas? 

Nuestro Padre Celestial quiero que nosotros pensemos y actuemos como Mi Sr Jesucristo. Filp 2/5. 5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,

Philippians 2:5 | NVI

El plan de Nuestro Padre Celestial es un nuevo corazón. Si fuéramos un automóvil Dios controla el motor. Si fuera o sin computador El controlaría los programa y el disco duro. Pero somos seres humanos así que Nuestro Padre Celestial quiere cambiar nuestros corazones. Efe 4/23/24. 23 ser renovados en la actitud de su mente; 24 y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y *santidad.

Ephesians 4:23-24 | NVI

Nuestro Padre Celestial nos ama tal como somos, pero rehusa dejarnos así. Él quiere que sea os como Mi Sr Jesucristo. 

El amor de Nuestro dios Todopoderoso nunca cesa. Aún cuando lo despeñemos, le ignoremos, le rechacemos, le menospreciemos, le desobescamos, El no cambia. Nuestro mal no puede disminuir su amor por nosotros. Nuestra bondad no puede aumentarlo. Nuestra fe no se lo gana así como nuestra necedad no lo estorba. Nuestro Padre Celestial no nos ama menos por qué fracasemos ni más por qué triunfemos. El amor de Dios nunca cesa.!

El corazón de Mi Sr Jesucristo es Puro. Pacífico. Espiritual. 

¿Qué cambiaría en nuestras vidas si Mi Sr Jesucristo realmente se hiciera como uno de nosotros?

¿Quién se sorprendería por su nuevo yo?

Tendríamos cercas que reparar? Si es así a quien le pertenecerían?

¿Cuál es la condición de nuestro corazón hoy?

Amigos cristianos en todas las naciones, que maravilla saber que podemos tener un corazón como el de Mi Sr Jesucristo, puro, pacífico, espiritual, perdonador, lleno de propósitos cada día, dando amor y ayudando a las personas que pasan por nuestras vidas a que le conozcan y vean que El quiere vivir las 24 horas del día con ellos. 

Hagamos la tarea imaginemos a Mi Sr Jesucristo viviendo nuestras vidas de acuerdo a lo que hacemos en un día y veamos cómo nos comportaríamos; y si nosotros lo estamos haciendo como Mi Sr Jesucristo lo hizo por nosotros. ¿Sería igual? ¿O habría muchas o pocas diferencias con nuestro actuar? 

Si decidimos actuar como Mi Sr Jesucristo nuestras vidas se revitalizarán y seremos de mayor bendición de acuerdo a los propósitos de Nuestro Padre Celestial.!

Amen.!

Jcoa.!

¡Creados para ser como Mi Sr Jesucristo.! Jcoa. 

¡Fuimos creados para ser como Jesucristo!Rick Warren.!

Ro8/29

29 Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 

Romans 8:29 | NVI

Desde el comienzo mismo, el plan de Dios fue crearnos a semejanza de Su Hijo Mi Sr Jesucristo. 

Este es nuestro destino, Nuestro Padre Celestial anunció su intención en la creación: Gen 1/26. y dijo: «Hagamos al *ser humano a nuestra imagen y semejanza.

Genesis 1:26b | NVI

En toda la creación, solo los seres humanos fuimos hechos a la imagen de Dios. Somos seres espirituales, nuestros espíritus son inmortales, somos intelectuales, podemos pensar, razonar; resolver problemas a semejanza de Dios, nosotros nos relacionamos podemos dar y recibir amor verdadero; y tenemos una conciencia moral; podemos discernir el bien del mal, lo cual nos hace. Responsables ante Nuestro Padre Celestial. Col1/15/20. 15. el primogénito[G] de toda creación,16 porque por medio de él fueron creadas todas las cosasen el cielo y en la tierra, visibles e invisibles,sean tronos, poderes, principados o autoridades:todo ha sido creadopor medio de él y para él.17 Él es anterior a todas las cosas,que por medio de él forman un todo coherente.[H]18 Él es la cabeza del cuerpo,que es la iglesia.Él es el principio,el primogénito de la resurrección,para ser en todo el primero.19 Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud20 y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas,tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo,haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.

Colossians 1:15/20 | NVI

La meta final de Dios para nuestras vidas no es la comodidad. Sino el desarrollo de nuestro carácter. Él quiere que crezcamos espiritualmente y lleguemos a ser como Mi Sr Jesucristo. 

Ser semejantes a Mi Sr Jesucristo significa la transformación de nuestro carácter no de nuestra personalidad. 

No olvidemos nunca que la vida no gira entorno de nosotros, existimos para los propósitos de Dios. 

El Espíritu Santo de Dios produce en nosotros el carácter de Mi Sr Jesucristo, tiene el poder para hacer los cambios que necesitamos hacer en nuestras vidas. 2 C 3/18b. somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.

2 Corinthians 3:18b NVI

Amigos cristianos en todas las naciones, ser como mi Sr Jesucristo es vivir una vida Santa, que nuestra conducta cristiana, nos lleve a ser obedientes sumisos a La Palabra de Dios, que nos involucremos en la vida de las personas que están a nuestro alrededor y les testifiquemos el cambio total que Mi Sr Jesucristo hizo en nuestras vidas cuando decidimos recibirlo en nuestros corazones. 

Que el fruto del Espíritu Santo nos ilumine para ser de bendición, y ayudar al prójimo a tener una relación personal con Mi Sr Jesucristo. 

Ser como Mi Sr Jesucristo es amar, perdonar y seguir persistiendo en llevar a las naciones a que declaren a Mi Sr Jesucristo como su Salvador. 

Amen.!

Jcoa.!

¡La Gracia de Dios en nosotros.! Jcoa.!

¡El poder motivador de la gracia!Charles Stanley.!

Romanos 6.1-4

¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde? 2 ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él? 3 ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? 4 Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo *resucitó por el poder[D] del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

Romans 6:1-4 | NVI

Algunos cristianos tienen dificultad para aceptar la doctrina de la gracia, porque piensan que es una licencia para pecar. Parece demasiado fácil creer en Cristo, y después hacer lo que uno quiera. Pero, ¿no tienen todavía los creyentes que vivir de cierta manera para poder agradar al Señor? El problema con este razonamiento es que mezcla el legalismo con la gracia, al decir: “Claro, somos salvos por gracia, pero después de la salvación hay que obedecer las reglas para mantenerse en el favor de Dios”. Esa forma de pensar elimina la esencia de la gracia y corrompe el mensaje de esperanza.

Lo que necesitamos comprender es que la gracia es mejor motivación que la ley. Cuando usted tiene que comportarse bien para agradar al Señor, la culpa se convierte en su compañera constante, ya que nunca podrá ser lo suficientemente bueno. Cada vez que deje de estar a la altura de sus propias expectativas, podrá poner en duda que Dios le ama, o incluso preguntarse si realmente es salvo. Dios no quiere que vivamos cautivos de nuestras obras. Ya hemos recibido su aceptación, y no hay nada más que podamos añadir.

La gracia no solo nos libera de la culpa, sino que también nos motiva a obedecer y a servir al Señor con amor y gratitud por todo lo que Él ha hecho por nosotros.

¿Está usted afanado haciendo cosas para agradar a Dios? Si es así, probablemente esté agotado. Cuando comience a vivir en la gracia, se sentirá vigorizado porque la obediencia y el servicio serán el resultado natural del amor de Dios. En vez de un sentimiento de culpa, usted tendrá gozo y gratitud.

Amigos cristianos en todas las naciones, recibir la Gracia de Dios en nuestras vidas es tener la salvación eterna, por que vivimos para obedecer sus mandamientos, compartir el evangelio y dar testimonio de Su Santa Voluntad que es buena, agradable y perfecta.

Vivir por gracia es saber que todo lo que hacemos, es llevados por el amor que le tenemos a Nuestro Padre Celestial, por qué queremos estar mostrándole que le obedecemos y que todo lo que vivimos es por su infinita bondad y misericordia. Heb 4/16. 16 Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.

Hebrews 4:16 | NVI

Nuestro Padre Celestial desea que busquemos su gracia con diligencia al orar, ayunar, al adorarle, permanecer llenos del Espíritu Santo de Dios. Col 3/16/17. 16 Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón. 17 Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.

Colossians 3:16-17 | NVI

Las Gracia es la presencia y el amor de Nuestro Padre celestial por medio de Mi Sr Jesucristo que recibimos todos sus hijos de parte del Espíritu Santo de Dios, que imparte misericordia, Perón y el deseo y el poder para hacer La voluntad de Dios en nuestras vidas.!

Amen.! 

Jcoa.!

¡La Iglesia de Jesucristo! Jcoa.!

¡Un lugar a pertenecer!Charles Stanley.!

Efe 2/19

19 Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los *santos y miembros de la familia de Dios, 

Ephesians 2:19 | NVI

Ya son ustedes, miembros de la familia de Dios, ciudadanos del país de Dios y conciudadanos de los cristianos de todas partes. Efe 2/19. (BAD).

Somos llamados a pertenecer, no solo a creer, formamos un cuerpo, somos sus miembros, hemos sido edificados juntamente, formamos articulaciones, somos herederos, estamos sostenidos y justa dos en conjunto, y seremos arrebatados juntos. 1 C 12/12. 12 De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo. 

1 Corinthians 12:12 | NVI

16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.

1 Thessalonians 4:16-17 | NVI

Seguir a Mi Sr Jesucristo implica participación, la iglesia es un cuerpo, no un edificio, es un organismo, no una organización. 

Nuestro Padre Celestial nos creó para desempeñar un papel específico, pero si no nos vinculamos a la iglesia, nos perderemos el segundo propósito de nuestras vidas. 

La Palabra de Dios llama a la iglesia << La Esposa de Cristo>

y <<el Cuerpo de Cristo>>. 

Somos testimonio al mundo cuando, viniendo de distintas culturas, razas y clases sociales, nos reunimos en amor como una sola Famila. Gal 3/28. 

28 Ya no hay judío ni *griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. 

Galatians 3:28 | NVI

Únicamente por el medio del contacto regular con creyentes comunes e imperfectos podremos aprender a tener comunión verdadera y experimentar la verdad del Nuevo Testamento, que afirma que estamos ligados y dependemos unos de otros. 1 C 12/26. 26 Si uno de los miembros sufre, los demás comparten su sufrimiento; y si uno de ellos recibe honor, los demás se alegran con él.

1 Corinthians 12:26 | NVI

Ser una familia eclesiástica nos ayuda a mantenernos en forma espiritualmente. Efe 4/16. 16 Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro.

Ephesians 4:16 | NVI

Se nos manda amar, orar, alentar, amonestar, saludar, servir, enseñar, aceptar, honrar, llevar las cargas, perdonar, someternos, comprometernos, y muchas otras tareas mutuas y recíprocas. Esto es membresía bíblica, son nuestras responsabilidades que Nuestro Padre Celestial quiere que cumplamos en nuestras iglesias. 

La iglesia es el instrumento de Dios sobre la tierra, como miembros del Cuerpo de Cristo somos sus ojos, sus manos, sus pies y su corazón. El obra en el mundo por nuestro intermedio. 

Los propósitos de Dios para su iglesia son los mismos que tienen para nuestras vidas. La adoración nos ayudará a concentrarnos en Dios, la Comunión nos ayudará a enfrentar los problemas de la vida, el Discipulado nos ayudará a fortalece a fortalecer nuestra fe; el Ministerio nos ayudará a descubrir nuestros talentos, el Evangelismo nos ayudará a cumplir la misión. 

Amigos cristianos en todas las naciones, la iglesia es nuestra casa celestial aquí en la tierra, nos congregamos para recibir La Palabra de Dios y recibir sus instrucciones que tiene para cada uno y las que se nos da de compartir en la iglesia; el servicio, estar en los diferentes ministerios congregacionales y operacionales, en los estudios bíblicos, (Ibli. Facter. Logos.), llevar el evangelio a todo lugar donde vayamos y nos encontremos, ser testimonio de aquel que nos dio Su vida, muerte y resurrección. Mi Sr Jesucristo.

Amen.! 

Jcoa.!

¡Seamos de Bendición.! Jcoa.!

Lo Mejor de ti.!Joel Osteen.!

Nuestro Padre Celestial quiere que seamos conscientes de tener rectitud y justicia. Meditemos en el hecho de que hemos sido elegidos, apartados, aprobados y aceptados en el cielo y que aquí sobre la tierra hemos sido hecho justos. 

Pronunciar palabras de fe en nuestras vidas, marcan el rumbo que seguiremos; victoriosos, bendecidos, prestos para servir y ayudar a nuestro prójimo.

Formemos el hábito de sembrar cosas buenas en la vida de los demás. Ocupémonos de hacer que alguien pueda sentirse bien consigo mismo. Interesemonos por los demás. 

Aprendamos a sembrar depósitos positivos en la vida de nuestro prójimo. 

 Nuestras palabras tiene el poder de darle un nuevo giro y la posibilidad de ayudar a alguien por sobre la derrota o el desaliento, para que avance a la victoria.

En lugar de calcular que pueden hacer por nosotros, empecemos a buscar que podemos hacer por ellos. Efectuemos depósitos positivos dondequiera que vayamos. Seamos dadores en lugar de ser tomadores; al hacerlo, no sólo veremos qué nuestras relaciones mejoran, sino que veremos el favor de Nuestro Padre Celestial de manera más grandiosa y experimentaremos más de su bendición. Jer1/5.

«Antes de formarte en el vientre,ya te había elegido;antes de que nacieras,ya te había apartado;te había nombrado profeta para las naciones.»

Jeremiah 1:5 | NVI

Amigos cristianos en todas las naciones, hemos sido elegidos, apartados, por Nuestro Padre Celestial para predicar el evangelio, para ayudar a las personas que conozcan la vida de Mi Sr Jesucristo, que entiendan cuáles fueron sus metas, propósitos, principios, por qué vino a esta tierra, por qué murió por nosotros; debemos mostrarles con nuestra conducta cristiana, que Mi Sr Jesucristo quiere compartir sus vidas con ellos.

Debemos dar ejemplo ayudando al prójimo en nuestras relaciones diarias, colaborándoles en sus decisiones, animándolos cuando esté tristes o con problemas, orando por sus necesidades y ayudándoles a resolverlas, compartirles el evangelio, mostrarles que maravilloso es ser de Jesucristo. 

En la vida diaria que llevamos podemos ayudar a que las personas que conviven con nosotros tengan un aliciente de saber que estamos ahí para ayudarles, bendecirles, sin esperar nada a cambio; solo que puedan ver que ellos también pueden hacer lo mismo. 

Mostremos a Mi Sr Jesucristo con nuestros actos de amor, bondad y misericordia. 

Amen.!

Jcoa.!