¡Como ser los mejores amigos de Dios! Jcoa.!

¡Hagamonos los mejores amigos de Dios!Rick Warren.!

Ro 5/10. 

10 Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! 

Romans 5:10 | NVI

Nuestra relación con Nuestro Padre Celestial Todopoderoso tiene diferentes aspectos: 

El es El Creador y El Hacedor. 

El Señor.

El Maestro.

Juez.

Redentor.

Padre.

Salvador. Etc.

La amistad con Nuestro Padre Celestial solo es posible por su gracia y el sacrifico de Mi Sr Jesucristo en la cruz. 

2 C 5/18.a. 18a. Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió.

2 Corinthians 5:18a NVI

Jn 15/15. 15 Ya no los llamo *siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes. 

John 15:15 | NVI

Conocer y amar a Nuestro Padre Celestial es nuestro gran privilegio; ser conocidos y amados por El es su mayor placer. 

Jer 9/24. 24 Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada—afirma el Señor—.

Jeremiah 9:24 | NVI

Es difícil imaginar cómo es posible una amistad íntima entre un Dios perfecto, invisible, y Omnipotente y el ser humano finito y pecador. 

Sería más fácil entender una relación entre el Amo y le siervo, El Creador y lo creado, ¿pero qué significa que Dios quiera ser nuestro amigo? 

Él quiere tener una relación especial con cada uno de nosotros. 

Orando.

Meditando en Su Palabra.

Obedeciéndole en fe.

Amigos cristianos en todas las naciones, qué maravilloso es saber que Nuestro Padre Celestial quiere que seamos sus amigos, una relación total en El, llevándonos a que debemos ser mejores cada día, teniendo una reacción constante en obediencia a Su Palabra, cumpliendo sus Mandamientos, entregándonos en oración constante, en todo momento, tiempo y lugar, contándole, preguntándole, adorándole, alabándole; creyéndole en todo en fe de que es lo mejor que nos puede suceder estando siempre con El. 

Es nuestro guía, ayudador incondicional, siempre y cuando estemos cumpliendo a cabalidad con ser verdaderos hijos de Dios.  

Amen.! 

Jcoa.!

¡Amar al prójimo.! Jcoa.!

¡Cómo amar a los demás!Charles Stanley.!

Mateo 22.35-40

35 Uno de ellos, *experto en la ley, le tendió una *trampa con esta pregunta:36 —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?37 —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”[V]—le respondió Jesús—. 38 Éste es el primero y el más importante de los mandamientos. 39 El segundo se parece a éste: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”[W] 40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

Matthew 22:35-40 | NVI

Jesús dijo a sus discípulos: “Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes” 

(Mt 7.12 NVI). La mayoría de nosotros conocemos este código de conducta como la “regla de oro”. En teoría, todos convendríamos en que esta es una buena base para unas relaciones excelentes, pero es difícil vivir a la altura de la norma. Si hacemos una lista de las maneras como esperamos ser tratados y la comparamos con nuestra conducta, es probable que no quedemos bien.

Por supuesto, es fácil amar a quienes nos tratan bien. Pero, ¿cómo reaccionamos cuando nos hieren? La verdad es que Jesús quiere que amemos a los demás todo el tiempo, no solo cuando se hacen querer. No importa la actitud de esas personas hacia nosotros, tenemos que pensar en las cualidades relacionales que valoramos, como son lealtad, confianza, perdón y aceptación; y que todas ellas fluyan hacia las demás personas.

Lamentablemente, nuestra sociedad engendra orgullo, egoísmo y codicia, que son los enemigos de lo que Jesús mandó. Pero si amamos a los demás como lo ordena nuestro Señor, las relaciones pueden profundizarse y florecer.

Tratar a los demás con esta clase de amor no es natural ni fácil, especialmente si las personas son poco amables. En realidad, amar como Jesús mandó, es imposible por nosotros mismos. Pero si tenemos fe en Cristo como Salvador, el Espíritu Santo nos dará el poder para vivir su vida en nosotros (Gá 2.20). 20 He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí. 

Galatians 2:20 | NVI

Saque tiempo para hacer una lista de las maneras como espera ser tratado, y hágase después la pregunta: ¿Es así como yo trato a los demás? Pídale a Dios que le indique el ámbito en donde Él le ayudará a aplicar la regla de oro.

Amigos cristianos en todas las naciones, amar al prójimo como a nosotros mismos, tarea no muy fácil de cumplir en estos tiempos en que las personas viven afanados, angustiados, preocupados, ofuscados, acelerados, y se estrellan con su comportamiento tratando mal a quienes están a su alrededor, y nosotros tratando de dar ejemplo de amor, paz, alegría, paciencia, amabilidad, humildad, bondad, nos parece difícil amar al prójimo caemos en su comportamiento y nos desbaratan todo ese fruto que El Espíritu Santo de Dios nos da, con su manera de ser.

Es ahí cuando pasamos la prueba de devolverles el amor que les hace falta, siendo sabios entreguemos el Amor que Mi Sr Jesucristo nos dio para hacer caso omiso del mal trato que recibimos y mostremos su amor. 

Lealtad, confianza, perdón y aceptación. 

Amen.!

Jcoa.!

¡Madures espiritual en Jesucristo.! Jcoa.!

¡Las etapas de nuestra vida cristiana!Charles Stanley.!

Filipenses 1.5-7

5 porque han participado en el *evangelio desde el primer día hasta ahora. 6 Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá *perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. 7 Es justo que yo piense así de todos ustedes porque los llevo[A] en el corazón; pues, ya sea que me encuentre preso o defendiendo y confirmando el evangelio, todos ustedes participan conmigo de la gracia que Dios me ha dado. 

Philippians 1:5-7 | NVI

La senda de cada cristiano es única. Pero ciertas etapas del crecimiento deben ser comunes a todos los creyentes. Por ejemplo:

1. Dios quiere enseñar principios básicos a sus hijos, como un fundamento sobre el cual puedan crecer. 

Él expresa estas verdades por medio de otros creyentes, su Palabra y las circunstancias de la vida.

 2. El Señor nos permite servirle. 

Fuimos creados para hacer buenas obras, y esto se vuelve evidente a medida que los cristianos crecen y usan sus talentos para glorificar a Jesús (Ef 2.10). 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.

Ephesians 2:10 | NVI

3. Dios nos permite experimentar “frustración por insuficiencia”. 

El orgullo y la confianza en uno mismo son amenazas para el crecimiento espiritual. Por tanto, nuestro Padre celestial nos lleva a un punto en el que nos damos cuenta de que no podemos hacer nada sin la gracia y el poder de Dios.

4. Para lograr que la libertad sea una realidad, el Padre hará que sus hijos se enfrenten a lo que los tienen cautivos. Muchas veces arrastramos heridas, temores y otro “bagaje” desde la niñez, y no sabemos cómo superarlos. Dios nos permite que enfrentemos esos problemas con su ayuda. Cuando le entregamos nuestros problemas y buscamos su perspectiva, Él actúa para liberarnos.

5. El Señor nos enseña cómo vivir la “vida transformada” (Gá 2.20). 20 He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí. 

Galatians 2:20 | NVI

Nuestra naturaleza pecaminosa ha sido crucificada con Cristo, y la vida del Salvador se expresa a través de nosotros cuando nos rendimos a la influencia del Espíritu.

Quizás pueda notar un aspecto en el que Dios necesite todavía trabajar en su vida. Ríndase al Espíritu Santo, y pídale que le ayude a ser más como Cristo.

Amigos cristianos en todas las naciones, que maravilla saber que todo lo podemos en Jesucristo quien nos fortalece; El nos está enseñando en todo tiempo como debemos vivir y tener una conducta cristiana digna de ser seguida y de ejemplo para los demás.

Nos da fundamentos, nos guía a través de Su Santo Espíritu.

Nos enseña lecciones de vida a través de las circunstancias y de nuestro carácter, para pulir nuestras virtudes y quitar el orgullo y la vana gloria. 

Nos da la oportunidad de servirle; aprender al lado de Él como es una vida transformada, Honrándole por todo lo que está haciendo en cada uno de nosotros. 

Que bueno es saber que Le tenemos siempre a nuestro lado, viviendo cada momento, dispuesto a guiarnos y ayudarnos para que sembremos lo que hemos recibido de Su instrucción. 

Amen.!

Jcoa.!

¡Exaltemos a Nuestro Dios Todopoderoso! Jcoa.!

¡El Señor exaltado!Charles Stanley.!

Apocalipsis 1.9-17

9 Yo, Juan, hermano de ustedes y compañero en el sufrimiento, en el reino y en la perseverancia que tenemos en unión con Jesús, estaba en la isla de Patmos por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús. 10 En el día del Señor vino sobre mí el Espíritu, y oí detrás de mí una voz fuerte, como de trompeta, 11 que decía: «Escribe en un libro lo que veas y envíalo a las siete iglesias: a Éfeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardis, a Filadelfia y a Laodicea.»12 Me volví para ver de quién era la voz que me hablaba y, al volverme, vi siete candelabros de oro. 13 En medio de los candelabros estaba alguien «semejante al Hijo del hombre»,[A] vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido con una banda de oro a la altura del pecho. 14 Su cabellera lucía blanca como la lana, como la nieve; y sus ojos resplandecían como llama de fuego. 15 Sus pies parecían bronce al rojo vivo en un horno, y su voz era tan fuerte como el estruendo de una catarata. 16 En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla en todo su esplendor.17 Al verlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: «No tengas miedo. Yo soy el Primero y el Último.

Revelation 1:9-17 | NVI

Es posible que Apocalipsis sea el libro más ignorado del Nuevo Testamento, simplemente porque puede ser difícil de entender. Pero desdeñar los tesoros que se encuentran en este libro es perderse algunas de las descripciones más ricas sobre nuestro Señor que ofrece la Biblia. Nos encanta verle como el niño en el pesebre y reconocer la importancia de su muerte y Resurrección, pero la historia no termina allí.

Juan recibió una dramática visión del Señor Jesucristo exaltado, como está Él ahora en el cielo. Aunque el apóstol había tenido una amistad estrecha con Cristo en la Tierra, la visión de su Señor en ese estado glorificado hizo que se desmayara del miedo (Apocalipsis 1.17). 17 Al verlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: «No tengas miedo. Yo soy el Primero y el Último,

Revelation 1:17 | NVI

En la escena celestial, Cristo es presentado como el Señor de su iglesia, en medio de los candeleros. Él está pendiente de sus hijos, preservándolos, protegiéndolos y reprendiéndolos cuando es necesario. Unos pocos capítulos después, en Apocalipsis 5.1-14, 2 También vi a un ángel poderoso que proclamaba a gran voz: «¿Quién es digno de romper los sellos y de abrir el rollo?» 3 Pero ni en el cielo ni en la tierra, ni debajo de la tierra, hubo nadie capaz de abrirlo ni de examinar su contenido. 4 Y lloraba yo mucho porque no se había encontrado a nadie que fuera digno de abrir el rollo ni de examinar su contenido. 5 Uno de los *ancianos me dijo: «¡Deja de llorar, que ya el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido! Él sí puede abrir el rollo y sus siete sellos.»6 Entonces vi, en medio de los cuatro seres vivientes y del trono y los ancianos, a un Cordero que estaba de pie y parecía haber sido sacrificado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 7 Se acercó y recibió el rollo de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Cuando lo tomó, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones del *pueblo de Dios. 9 Y entonaban este nuevo cántico: «Digno eres de recibir el rollo escritoy de romper sus sellos,porque fuiste sacrificado,y con tu sangre compraste para Diosgente de toda raza, lengua, pueblo y nación.10 De ellos hiciste un reino;los hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios,y reinarán sobre la tierra.» 11 Luego miré, y oí la voz de muchos ángeles que estaban alrededor del trono, de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era millares de millares y millones de millones. 12 Cantaban con todas sus fuerzas: «¡Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado,de recibir el poder,la riqueza y la sabiduría,la fortaleza y la honra,la gloria y la alabanza!» 13 Y oí a cuanta criatura hay en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra y en el mar, a todos en la creación, que cantaban: «¡Al que está sentado en el trono y al Cordero,sean la alabanza y la honra, la gloria y el poder,por los siglos de los siglos!» 14 Los cuatro seres vivientes exclamaron: «¡Amén!», y los ancianos se postraron y adoraron.

Revelation 5:2 | NVI

Jesús es mostrado como el Cordero de Dios, quien, como nuestro Sumo Sacerdote se sacrificó por nosotros. Su sangre compró la redención para las personas de todo tiempo y lugar, de modo que pudieran convertirse en ciudadanos de su reino. Todo el cielo estalla en alabanza y adoración cuando Cristo es el único digno de ponerle fin a esta era y establecer su reino de justicia.

Si usted ha entregado su vida a Cristo, está leyendo sobre su futuro. Imagínese en la escena, viendo a Jesucristo como el Señor y el Cordero de Dios exaltado. ¡Las alabanzas descritas en Apocalipsis 5.9-14 salen de la boca de usted! Que esta visión del futuro defina su adoración y su perspectiva esta semana.

Amigos cristianos en todas las naciones, exaltar, adoración, alabanza, por siempre a Nuestro Dios Tododpoderoso, es vivir en El desde ahora y para siempre, estamos aprendiendo en este paso por la tierra como es que vamos a estar relacionándonos en los tiempos eternos en su Casa Celestial.

Aprendamos a relacionar el futuro en Jesucristo y prestemos atención como es que vamos a vivir en su Reino Celestial, que vamos a estar haciendo, como vamos a pasar el tiempo eternamente, no creen que es maravilloso soñar todas estos momentos únicos al lado del Padre Celestial. Mi Sr Jesucristo y El Espíritu Santo de Dios, junto con todos los  

Ángeles. Arcángeles y serafines exclamando” Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado,de recibir el poder,la riqueza y la sabiduría,la fortaleza y la honra,la gloria y la alabanza por los siglos de los siglos” 

Amen.!

Vivamos desde ya esa Adoración y Alabanza a Nuestro Dios Todopoderoso.!

Jcoa.!

¡Aprendamos Adorar a Dios.! Jcoa.!

¡El corazón de la Adoración!Rick Warren.!

21 para proclamar en Sión el nombre del Señor y anunciar en Jerusalén su alabanza, 22 cuando todos los pueblos y los reinos se reúnan para adorar al Señor.

Psalms 102:21/22 | NVI

Entregarnos a Nuestro Padre Celestial es el corazón de la Adoración, es la respuesta natural al asombroso amor y su misericordia. 1J 4/9/10. 9 Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de[L] nuestros pecados.

1 John 4:9-10 | NVI

Ro12/1. Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual,[W] ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, *santo y agradable a Dios.

Romans 12:1 | NVI

Hay tres obstáculos que pueden bloquear. U estar entrega total a Nuestro Dios Todospderoso.

Temor.

Orgullo.

Confusión.

1. ¿Puedo confiar en Dios?

La confianza es un ingrediente esencial de la entrega.

No podemos entregarnos a Nuestro Padre Celestial, sino confiamos en El; debemos conocerlo mejor agraves de Su Palabra.

Él temor nos impide entregarnos, pero recordemos”El amor hecha afuera el temor”.

Cuanto más rápido nos demos cuenta de lo mucho que Dios nos ama, más fácil nos resultara la entrega.

¿Cómo sabemos que Nuestro Padre Celestial nos ama?

El nos demuestra su amor, nunca nos pierde de vista, cuida de todos los detalles de nuestras vidas, nos dio la capacidad de disfrutar de toda clase de placeres, tiene buenos planes para nuestras vidas, nos perdona, es paciente con nosotros.

La mayor expresión de su amor por nosotros fue el sacrifico de Ns Jesucristo en la cruz del calvario. Ro5/8. 8 Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romans 5:8 | NVI

2. Reconozcamos nuestras limitaciones.

Nuestro orgullo, no nos permite admitir que somos meras criaturas y que no podemos controlar todo.

Esa es la tentación más antigua. Gen 3/5. 5 Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal.

Genesis 3:5 | NVI

Mucho de nuestro estrés se debe al deseo de querer controlarlo todo, pretendemos dar órdenes y entrometernos en la obra de Dios que tiene para nuestras vidas.

No somos Dios y nunca lo seremos.

Somos seres humanos y cuando nos enfrentamos a. U estar apropias limitaciones, reaccionamos con irritación, enojos resentimiento.

Queremos ser más altos o más bajos, más inteligentes, más ricos, más talentosos, etc, y nos disgustamos cuando eso no nos ocurre.

Al darnos cuenta de que NuestroPadre Celestial dota a otros con las características que no tenemos , respondemos con envidia, celos y autocompasion.

3. Lo que significa rendirse.

La rendición a Dios, no es resignación pasiva, ni fatalismo, ni una excusa para la pereza, no es aceptar el estado actual de las cosas, todo lo contrario es sacrificar nuestras vidas y sufrir para cambiar lo que debemos modificar.

Nuestro Padre Celestial suele llamar a las personas consagradas a luchar por El.

La entrega no implica reprimir nuestra personalidad, El quiere usarla por qué es única en cada uno de nosotros.

Cuando nos volvemos a Jesucristo, cuando nos rendimos a su personalidad, recién entonces comenzamos a tener nuestra verdadera identidad y personalidad.

La energía se demuestra mejor con la,obediencia y la confianza, decimos “Sí Señor” a cualquier pedido suyo.

Lc 5/5/. 5 —Maestro, hemos estado trabajando duro toda la noche y no hemos pescado nada —le contestó Simón—. Pero como tú me lo mandas, echaré las redes.

Luke 5:5 | NVI

4. La Bendición de rendirnos a Él.

Dejemos de discutir con Dios, pongamos de acuerdo con El y por fin tendremos paz y las cosas nos irán mejor. Job 22/21

21 »Sométete a Dios; ponte en *paz con él, y volverá a ti la prosperidad.

Job 22:21 | NVI

Sometámonos a Nuestro Dios Todopoderosos y nuestros caminos serán libres para siempre, sus mandatos nos liberan para vivir abiertamente Su Libertad.

Amen.!

Amigos cristianos en todas las naciones, entreguémonos totalmente en Adoración y Alabanza a nuestro Dios Todopoderoso y recibiremos sus bendiciones, su guía, de su sabiduría, para poder compartir y testificar que somos sus hijos y queremos hacer Su Voluntad.

Revistámonos con el poder de Su Santo Espíritu y vivamos en adoración permanente, es lo mejor para nuestras vidas.

Rindámonos que nuestra obediencia y sumisión sean parte de nuestra conducta cristiana, reflejemos su Gloria, que es victoria en Jesucristo Nuestro Hermano Mayor, guía y consejero en nuestro diario vivir.!

Amen.!

Jcoa.!


¡Mi Sr Jesucristo es nuestro defensor! Jcoa.!

¡La gran separación!Charles Stanley.!

Isaías 55.8, 9

«Porque mis pensamientos no son los de ustedes,ni sus caminos son los míos—afirma el Señor—.9 Mis caminos y mis pensamientosson más altos que los de ustedes;¡más altos que los cielos sobre la tierra!

Isaiah 55:8-9 | NVI

Cuando imaginamos a Jesús como nuestro “puente hacia Dios”, es natural que pensemos en las cosas que nos separan del Padre celestial. Por eso, examinemos tres metáforas que señalan los obstáculos que hay entre nosotros y el Todopoderoso.

Primero, estamos separados por la altura. La Biblia llama a Dios el “Altísimo”, y lo presenta como “alto y sublime”. Está por encima de la Creación, Él mismo declara: “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Is 55.9). Sin duda alguna, Dios está por encima del hombre.

Segundo, estamos separados por la distancia. Moisés tuvo una experiencia de Dios por medio de la zarza ardiente, pero aun en ese sagrado momento el Señor le advirtió que no se acercara mucho (Éx 3.5). 5 —No te acerques más —le dijo Dios—. Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa. 

Exodus 3:5 | NVI

Después, cuando el pueblo de Israel construyó el templo y el tabernáculo, Dios les advirtió que no entraran al Lugar Santísimo, excepto para el único sacrificio anual, cuando solo una persona podía hacerlo, bajo condiciones estrictas (He 9.7). 7 Pero en la segunda parte entra únicamente el sumo sacerdote, y sólo una vez al año, provisto siempre de sangre que ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia cometidos por el pueblo. 

Hebrews 9:7 | NVI

Entre Dios y el hombre hay una distancia que no puede ser traspasada.

Tercero, estamos separados por luz y fuego (1 Jn 1.5; Dt 4.24). 5 Éste es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. 

1 John 1:5 | NVI 

Sabemos que mirar fijamente una luz intensa puede causar ceguera, y que estar cerca de una llama puede quemarnos la piel. Asimismo, si estuviéramos delante del Dios santo, seríamos consumidos (Dt 4.24).

24 porque el Señor su Dios es fuego consumidor y Dios celoso.

Deuteronomy 4:24 | NVI

¿Por qué razón vino Jesús a nosotros? Porque solo el perfecto, inmaculado Hijo de Dios podía llegar al Padre, acercarse a Él y estar en su presencia. En Cristo, podemos participar de esa intimidad.

Amigos cristianos en todas las naciones, demos gracias en todo momento a Nuestro Padre Celestial, al tener misericordia de todos nosotros, enviándonos a Nuestro Sr Jesucristo a vivir en nosotros, permitiéndonos tener una relación personal en todo tiempo de nuestra vidas.

Estuvo aquí en la tierra, nació de mujer se hizo hombre, convivió su niñez, juventud y adolescencia, con su familia, recibió el ministerio y enseño, discípulo, con su testimonio de vida La Palabra de Dios. 

El es el único intermediario ante El Padre Celestial por nosotros, todo lo que hacemos o dejamos de hacer, nuestra responsabilidad de actuar de acuerdo a Sus Santos Mandamientos. El es quien quita toda nuestra maldad, perdonándolo todos nuestros pecados confesados; limpia y purifica nuestras vidas con su preciosa sangre, derramada en la cruz del calvario una sola vez y para siempre, para que vivamos una vida santificada, entregada en adoración y alabanza. 

Gracias Mi Sr Jesucristo por amarnos tanto.!

Amen.!

Jcoa.!

¡Mi Sr Jesucristo es El Camino! Jcoa.!

¡Nuestro puente hacia Dios!Charles Stanley.!

Juan 14.1-6

1. No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí.[I] 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. 4 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy. Jesús, el camino al Padre 5 Dijo entonces Tomás:—Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino?6 —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

John 14:1/6. NVI

El Señor Jesús hace una clara, poderosa e inequívoca declaración en Juan 14.6: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

La gente ha rechazado esa declaración por más de 2.000 años. Algunos dicen que Jesús no lo dijo literalmente, mientras que otros rechazan su autoridad para decir tal cosa. Pero, como creyentes en el señorío de Cristo, debemos creer que es verdad lo que Él dice. Por tanto, pensemos un momento en la imagen verbal de ese versículo.

Cuando Jesús dice ser “el camino”, muchos piensan en una calle de un solo sentido. Saben que hay muchas calles, pero Él es la única que lleva al Padre. Es una buena imagen, pero pienso que podemos hacer un mejor análisis.

Me gusta pensar en Jesús, no como un camino, sino como un puente, nuestro puente hacia Dios. Consideremos la advertencia del apóstol Pablo en Romanos 3.23: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. La imagen aquí es la de un gran abismo entre Dios y nosotros que nos impide llegar a Él.

Entonces, ¿cómo hacerlo? La única manera es por medio de un puente, de un canal que nos dirija sin desvíos, ¡por supuesto! Eso es Jesús para nosotros; nunca podremos estar en mejores manos que en las de nuestro Señor. Él está en el medio para permitirnos cruzar con seguridad hasta los amorosos brazos del Padre celestial.

Medite en esta imagen mental. Cuando nos imaginamos impotentes y perdidos, con un cielo lejos de nuestro alcance por la gran división que nos separa, podemos apreciar de verdad el poder de la cruz.

Amigos cristianos en todas las naciones, cuando recibimos a Mi Sr Jesucristo como Señor y Salvador empezamos una relación permanente de ser consientes que El está en todo los momentos de nuestras vidas presente, para ayudarnos cuando lo necesitemos, y también para juzgarnos cuando nuestro comportamiento sea inadecuado y pequemos al incumplir sus santos mandamientos. 

Por eso El es nuestro guía, nos lleva por su camino, que no tiene desviaciones, ni otras salidas, es un camino recto, donde aprendemos junto con El sus principios, sus consejos, su ayuda en los momentos difíciles de nuestras vidas; aprenderemos a guiarnos y orientarnos para no salirnos del camino. 

El es la Verdad y la Vida por qué todo en El es Puro. Limpio. Transparente. El es la Luz en ese camino de vida espiritual que necesitamos seguir, para vivir eternamente en Su Morada Celestial.!

Amen.!

Jcoa.!