¡Libertad en Jesucristo! Jcoa.!

¡Libertad verdadera!Charles Stanley.!

Juan 8.31-36

31 Jesús se dirigió entonces a los judíos que habían creído en él, y les dijo:—Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; 32 y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.33 —Nosotros somos descendientes de Abraham —le contestaron—, y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo puedes decir que seremos liberados?34 —Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado —respondió Jesús—. 35 Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre. 36 Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.

John 8:31-36 | NVI

Cuando Jesús nació, los israelitas estaban siendo oprimidos. Esperaban al Mesías prometido, que les traería victoria y libertad.

Pero, en vez de derrocar a los romanos, Jesús les habló de respetar la autoridad y mostrar amor a los enemigos. En lugar de lograr la victoria para los judíos solamente, Él trajo bendición incluso a los despreciados gentiles (Jn 4.4-30, Lc 7.6-10). 4 Como tenía que pasar por Samaria, 5 llegó a un pueblo samaritano llamado Sicar, cerca del terreno que Jacob le había dado a su hijo José. 6 Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se sentó junto al pozo. Era cerca del mediodía.[S]787 -8 Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar comida.En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria, y Jesús le dijo:—Dame un poco de agua.9 Pero como los judíos no usan nada en común[T] con los samaritanos, la mujer le respondió:—¿Cómo se te ocurre pedirme agua, si tú eres judío y yo soy samaritana?10 —Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua —contestó Jesús—, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida.11 —Señor, ni siquiera tienes con qué sacar agua, y el pozo es muy hondo; ¿de dónde, pues, vas a sacar esa agua que da vida? 12 ¿Acaso eres tú superior a nuestro padre Jacob, que nos dejó este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y su ganado?13 —Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.15 —Señor, dame de esa agua para que no vuelva a tener sed ni siga viniendo aquí a sacarla.16 —Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá —le dijo Jesús.17 —No tengo esposo —respondió la mujer.—Bien has dicho que no tienes esposo. 18 Es cierto que has tenido cinco, y el que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad.19 —Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta. 20 Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero ustedes los judíos dicen que el lugar donde debemos adorar está en Jerusalén.21 —Créeme, mujer, que se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. 22 Ahora ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación proviene de los judíos. 23 Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad,[U] porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. 24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.25 —Sé que viene el Mesías, al que llaman el *Cristo —respondió la mujer—. Cuando él venga nos explicará todas las cosas.26 —Ése soy yo, el que habla contigo —le dijo Jesús. Los discípulos vuelven a reunirse con Jesús 27 En esto llegaron sus discípulos y se sorprendieron de verlo hablando con una mujer, aunque ninguno le preguntó: «¿Qué pretendes?» o «¿De qué hablas con ella?»28 La mujer dejó su cántaro, volvió al pueblo y le decía a la gente:29 —Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será éste el *Cristo?30 Salieron del pueblo y fueron a ver a Jesús.

John 4:4-30 | NVI

6 Así que Jesús fue con ellos. No estaba lejos de la casa cuando el centurión mandó unos amigos a decirle: —Señor, no te tomes tanta molestia, pues no merezco que entres bajo mi techo. 7 Por eso ni siquiera me atreví a presentarme ante ti. Pero con una sola palabra que digas, quedará sano mi siervo. 8 Yo mismo obedezco órdenes superiores y, además, tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve”, y va, y al otro: “Ven”, y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto”, y lo hace. 9 Al oírlo, Jesús se asombró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, comentó: —Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande. 10 Al regresar a casa, los enviados encontraron sano al siervo.

Luke 7:6-10 | NVI

El pueblo esperaba que Jesús se impusiera a la nación dominante por medio de una batalla, pero Él permitió que quienes tenían la autoridad lo crucificaran.

Por eso, por creer que Jesús no era el Salvador prometido que liberaría al pueblo escogido de Dios, los judíos lo rechazaron. No entendieron que lo que más le interesaba a Cristo era la libertad de nuestros corazones. Vino para liberarnos de la esclavitud del pecado, aunque no siempre nos libera de nuestras circunstancias actuales.

Una carta que recibí ilustra esto muy bien. Después de quince años de prisión por hechos delictivos y su relación con las drogas, esa persona me decía que el mundo lo había abandonado. Se sentía desesperado, hasta que fue salvo y comenzó a seguir a Cristo. Ahora, la amargura y la ira se han ido, y está lleno de paz y alegría. Ha sido liberado. Todavía enfrenta tentaciones y aún está en la cárcel, pero ha experimentado la libertad verdadera.

Cristo vino por nosotros; murió para pagar por nuestro pecado. ¿Ha aceptado usted ya la salvación de Cristo? Caminar con Cristo es caminar en libertad; por tanto, apóyese en el poder de Él, y elija el buen camino.

Amigos cristianos en todas las naciones, Mi Sr Jesucristo es nuestro libertador, nos libro del pecado, dándonos la, oportunidad de confesar siempre nuestras culpas y transgresiones a sus Santos Mandamientos, entregándonos en la cruz del calvario arrepentidos de haber obrado mal en nuestra conducta cristiana, permitiendo que el mal ejemplo del mundo nos tome y nos dejamos llevar por el pecado.

Arrepintámonos dándole la espalda al pecado, (Metanoya) y sujetémonos a Mi Sr Jesucristo para que nos guíe en el camino de la salvación.  

Necesitamos seguir la vida y ejemplo de Mi Sr Jesucristo para que podamos, ministrar la vida de las personas que están a nuestro alrededor llevándolas al conocimiento de vivir para Cristo eternamnete. 

Amen.!

Jcoa.!

¡Nuestro Libertador Mi Sr Jesucristo! Jcoa.!

¡El gran libertador de la vida!Charles Stanley.!

Lucas 4.14/21

14 Jesús regresó a Galilea en el poder del Espíritu, y se extendió su fama por toda aquella región. 15 Enseñaba en las sinagogas, y todos lo admiraban. 16 Fue a Nazaret, donde se había criado, y un *sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura, 17 y le entregaron el libro del profeta Isaías. Al desenrollarlo, encontró el lugar donde está escrito: 18 «El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas *nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, 19 a pregonar el año del favor del Señor.»[E] 20 Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, 21 y él comenzó a hablarles: «Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes.»

Luke 4:14-21 | NVI

Según el aspecto exterior, deducimos que algunas personas son felices. Sonrisas, maquillaje y ropa elegante pueden crear una impresión de paz interior. Sin embargo, muchas personas están en cautiverio internamente.

En el pasaje de hoy, Jesús aclara que ha venido a liberar a los que están esclavizados. Cristo se refería a dos tipos de ataduras que pueden encarcelar nuestra alma.

Primero, Jesús rompe las cadenas del pecado. Todas las personas han quebrantado la ley de Dios, y la consecuencia es vivir separadas de Él (Ro 3.23). 23 pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, 

Romans 3:23 | NVI

Pero la muerte y Resurrección de Cristo nos liberan cuando aceptamos su regalo del perdón y depositamos nuestra confianza en Él. Entonces, podemos tener una relación con el Señor.

Segundo, Dios nos libera de pecados persistentes como celos, amargura y glotonería. Su Espíritu vive en cada creyente, y nos da el poder para sobreponernos a las malas decisiones que parecen haberse adueñado de nosotros. 

Nos capacita para hacer lo que Él desea, trayendo sanidad inmediata o dando dirección y fuerzas en la batalla constante.

El Creador de la humanidad nos hizo con un vacío en nuestro corazón para que Jesús lo llene. Todo lo que ponemos allí, aunque parezcan cosas y decisiones buenas en el momento, al final nos dejará insatisfechos. Permaneceremos en cautiverio hasta que Dios nos liberte y nos de satisfacción verdadera.

¿Es usted una de esas personas que aparenta estar feliz, pero que está vacía por dentro? Cristo es el único que puede redimirle, perdonar sus pecados y llenar el vacío que hay en su alma. Deje que Él le haga libre hoy.

Amigos cristianos en todas las naciones, ¿en qué etapa de nuestras vidas nos encontramos hoy? ¿Estamos viviendo una vida superficial, vana, sin encontrarnos todavía? ¿Estamos dedicados a llevar una vida cristiana, ejemplar, de testimonio, revelando a Mi Sr Jesucristo?

Siempre hay dos caminos por los cuales se transita en esta tierra; nosotros tenemos a Mi Sr Jesucristo, quien nos perdona de todos nuestros pecados, nos limpia, purifica, santifica, para vivir en el espíritu y dar lo mejor de Dios a toda persona. 

O vivir sin Mi Sr Jesucristo y seguir las reglas del mundo, lo cual es estar apartados de Dios, en religiosidad, mestizaje espiritual, sectas o ateísmo, no reconocer de Dios.

Por eso somos embajadores en todas las naciones para llevar La Palabra de Dios, dar el mensaje de salvación, testificándolo con nuestra conducta cristiana y nuestra forma de ser para que todos puedan tener la oportunidad de recibir y creer en el camino, la verdad y la vida en Mi Sr Jesucristo.!

Amen.!

Jcoa.!

¡Todo el tiempo con Dios! Jcoa.!

¡El propósito de Dios al relacionarse con nosotros!Charles Stanley.!

Salmo 103

Señor; alabe todo mi ser su santo *nombre.2 Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.3 Él perdona todos tus pescados y sana todas tus dolencias; 4 él rescata tu vida del *sepulcro y te cubre de amor y compasión; 5 él colma de bienes tu vida[L]y te rejuvenece como a las águilas. 6 El Señor hace *justicia y defiende a todos los oprimidos.7 Dio a conocer sus *caminos a Moisés; reveló sus obras al pueblo de Israel. 8 El Señor es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor.9 No sostiene para siempre su querella ni guarda rencor eternamente.10 No nos trata conforme a nuestros pescados ni nos paga según nuestras maldades.11 Tan grande es su amor por los que le temencomo alto es el cielo sobre la tierra.12 Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente.13 Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos.14 Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro. 15 El *hombre es como la hierba, sus días florecen como la flor del campo:16 sacudida por el viento, desaparece sin dejar rastro alguno.17 Pero el amor del Señor es eternoy siempre está con los que le temen; su justicia está con los hijos de sus hijos,18 con los que cumplen su *pacto y se acuerdan de sus preceptos para ponerlos por obra. 19 El Señor ha establecido su trono en el cielo; su reinado domina sobre todos. 20 Alaben al Señor, ustedes sus ángeles, paladines que ejecutan su palabra y obedecen su mandato.21 Alaben al Señor, todos sus ejércitos,siervos suyos que cumplen su voluntad. 22 Alaben al Señor, todas sus obras en todos los ámbitos de su dominio. ¡Alaba, alma mía, al Señor!

Psalms 103:1/22 | NVI

La mayor parte de mi vida, creía que el Padre celestial se relaciona con sus hijos para nuestro provecho. Sin embargo, su propósito principal es revelarse a sí mismo.

Es una relación amorosa y genuina, cada persona quiere saber más de la otra. Como creyentes, a veces somos culpables de interesarnos más en nosotros mismos, olvidando que Dios es el verdadero centro de atención. En vez de eso, vamos a la iglesia o hacemos nuestros devocionales buscando algo que nos inspire, motive o ayude.

Parte del problema está en que nos gustaría practicar nuestra fe de la manera más segura posible. Estudiar la Biblia, orar y asistir a la iglesia es relativamente fácil, comparado con caminar por fe o sufrir persecución. Sin embargo, conocer a Dios íntimamente no es una búsqueda puramente intelectual. Una verdad acerca del Señor no es verdaderamente nuestra hasta que Él la hace parte de nuestra vida cotidiana.

Nuestro Padre celestial quiere que sus hijos entiendan la manera cómo Él obra. La única manera de adquirir ese conocimiento es dejando que Dios se nos manifieste. Eso significa que debemos estar dispuestos a experimentar dificultades y sufrimientos, así como paz y felicidad. Una persona puede leer que el Espíritu Santo es el Consolador del creyente, pero no conocerá esta verdad hasta que tenga necesidad de consuelo.

La vida cristiana no consiste en sentirse bien y sacar el máximo provecho de nuestra conexión con Dios, sino en la relación que el Señor desarrolla con cada uno de sus seguidores. De esa manera, Él puede revelar más de sí mismo, pues el creyente necesita tener ese conocimiento. ¡Qué gran privilegio!

Amigos cristianos en todas las naciones, Su palabra nos redarguye para que nos demos cuenta que nuestra relación es completa en todo tiempo, que debemos tener una relación total, es decir que cada segundo de nuestras vidas estamos conectados con El; le preguntamos de nuestras dudas, de nuestras metas, le comentamos nuestras inquietudes, le pedimos consejo, reimos, lloramos con El, Le Alabamos, Honramos, en fin estamos siempre en todo momento, tiempo y lugar bendecidos de compartir nuestras vidas con Nuestro Padre Celestial. Mi Sr Jesucristo, con la unción y el poder del Espíritu Santo de Dios. 

Amen.!

Jcoa.!

¡Todo comienza con Dios! Jcoa.!

¡Una vida con propósito!Todo comienza con Dios

1C 2/7

7 Más bien, exponemos el *misterio de la sabiduría de Dios, una sabiduría que ha estado escondida y que Dios había destinado para nuestra gloria desde la eternidad. 

1 Corinthians 2:7 | NVI

Nuestro Padre Celestial no es tan solo el punto de partida en nuestras vidas, sino la fuente de ellas.

Debemos ir a la Palabra de Dios, no ha la sabiduría del mundo para descubrir el propósito de nuestras vidas. 

Efe 1/11.

11 En Cristo también fuimos hechos herederos,[C] pues fuimos predestinados según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad, 

Ephesians 1:11 | NVI

 1. Encontramos nuestro propósito e identidad al tener una    

     relación con Mi Sr Jesucristo.

2. Nuestro Padre Celestial pensó en nosotros mucho antes 

   que nosotros en El.  

3. Lo que designó para nosotros precede al momento en que 

    fuimos concebidos.

4. Lo planificó desde antes que existiéramos y sin nuestra 

     participación.  

5. Podemos Elegir nuestra carrera, cónyuge, pasatiempos, y  

    muchos otros componentes de nuestras vidas, pero no 

    nos toca escoger nuestro propio designio.

6. El propósito de nuestras vidas es parte de un designio 

   cósmico más vasto, uno que nuestro Padre Celestial 

   planeo para la eternidad.  

La vida sin Nuestro Padre Celestial carece de sentido. 

Amigos cristianos en todas las naciones, somos predestinados en el camino de seguir a Mi Sr Jesucristo, escogidos desde antes de la creación, para venir a dar el testimonio de quién nos creo, educó, de ser hijo del Dios Todopoderoso. 

Nuestro destino es manifiesto, Mi Sr Jesucristo nos liberó del yugo de la esclavitud del pecado, muriendo por todos nosotros para darnos resurrección y vida eterna. 

¿Cómo descubrimos, entonces, el propósito para lo que fuimos creados? 

En la revelación a través de la Palabra de Dios.

Preguntémosle a Nuestro Padre Celestial. 

Amen.!

Jcoa.!

¡Intimidad con Mi Sr Jesucristo.! Jcoa.!

¡Intimidad con Dios!Charles Stanley.!

Romanos 8.14-17

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. 15 Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡*Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. 17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria.

Romans 8:14-17 | NVI

Suponga que yo le pido a usted que caracterice su relación con Dios. ¿Es Él un amigo con el que se encuentra de vez en cuando? ¿O es alguien que está incluido en todos los aspectos de su vida? Lo más probable es que la naturaleza de su vínculo esté en algún punto intermedio.

Cualquiera que sea el estado de su relación con el Señor, tenga la seguridad de que Él desea tener una relación tan fuerte y profunda con usted, que las palabras compañerismo y comunión no puedan describirla totalmente. Él nos creó para relacionarse con nosotros.

Los seres humanos somos las únicas criaturas hechas a la imagen de Dios. Al igual que Él, somos capaces de pensar, razonar y tomar decisiones, aunque nada de esto lo hacemos de manera perfecta. Los atributos que separan a las personas del resto de la creación, las facultan para relacionarse con el Señor de una manera especial.

Ni siquiera los ángeles, que fueron creados para la adoración, pueden comunicarse con el Padre celestial de la misma manera que hemos sido invitados nosotros. Jesús llamó “amigos” a sus seguidores (Jn 15.15), 15 Ya no los llamo *siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes. 

John 15:15 | NVI y Pablo escribió que los creyentes son hijos de Dios (Gá 4.7). 7 Así que ya no eres esclavo sino hijo; y como eres hijo, Dios te ha hecho también heredero.

Galatians 4:7 | NVI

¡No nos relacionemos de manera distante e impersonal! Cuando pasamos tiempo con el Señor, cultivamos una intimidad con Él, como la de un hijo amado con su Padre.

Algunos creyentes tienen la idea equivocada de que la manera para tener contento a Dios es hacer algo “cristiano”, pero la manera de agradar a nuestro Padre celestial es siendo cristianos. Él quiere que vivamos de tal manera que otros lo vean a Él como nuestro Padre y nuestro mejor amigo.

Amigos cristianos en todas las naciones, hay dos caminos estamos con El o estamos solos sin El; ¿Cuál camino tomar?

Nosotros ya hicimos y tomamos la decidir de seguir a Mi Sr Jesucristo, somos hermanos en la fe y en la sangre, somos hijos de Nuestro Padre Celestial Dios Todopoderoso; somos herederos y coherederos de sus promesas, de Su Reino Celestial, vivimos bajo sus Mandamientos, tenemos dones y talentos otorgados por Su Espíritu Santo, quien nos llena de su fruto y sabiduría para que seamos testigos y testimonio vivo del cambio sustancial y transformación al que hizo en nosotros, para que lo vivamos, lo,practiquemos, obremos, actuemos, lo enseñemos, lo contemos, y mostremos en nuestra firma de ser en nuestra conducta cristiana.

Todo aquel que pase por nuestro alrededor debería sentir la presencia Divina que hay en nosotros. 

¿Lo estamos viviendo?

¿Lo estamos haciendo?

¿Somos de bendición donde estamos?

Padre Celestial guíanos ayúdanos para hacer tu Santa Voluntad, te necesitamos cada segundo de nuestro existir, ayúdanos a ser y vivir como Hijos tuyos, te lo pedimos en el nombre de Mi Sr Jesucristo con el poder de Tu Santo Espíritu en nuestra vidas.!

Amen.!

¡”Bendiciones a bel en sus vidas mis amigos cristianos en todas las naciones!”.

Jcoa.!

¡Creados con un propósito! Jcoa.!

¡Una Vida con Propósito!Rick Warren.!

¿Para Que estamos aquí en la tierra?

Jer 17/7/8.

7. Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en él.8 Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.»

Jeremiah 17:7-8 | NVI

El propósito de nuestras vidas excede en mucho a nuestros propios logros e incluso a nuestra felicidad. 

Es mucho más grande que nuestra familia, nuestras carreras, o aún nuestros sueños y anhelos, más vehementes. 

Nacimos por La Voluntad de Nuestro Padre Celestial y para su propósito. 

Nuestro Padre Celestial es nuestro pinto de partida, nuestro Creador. Existimos tan solo por qué El desea que existamos. Fuimos creados por Dios y para Dios.

Solamente en nuestro Padre Celestial encontramos nuestro origen, nuestra identidad, nuestro sentido, nuestro significado y nuestro destino.

Amen.!

Jcoa.!

¿Cuál es nuestro propósito aquí en la tierra? Jcoa.!

¿Cuál es su verdadero propósito en la vida?Charles Stanley.!

1 Samuel 16.6-13

6 Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «Sin duda que éste es el *ungido del Señor.» 7 Pero el Señor le dijo a Samuel:—No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el *corazón.8 Entonces Isaí llamó a Abinadab para presentárselo a Samuel, pero Samuel dijo:—A éste no lo ha escogido el Señor.9 Luego le presentó a Sama, y Samuel repitió:—Tampoco a éste lo ha escogido.10 Isaí le presentó a siete de sus hijos, pero Samuel le dijo:—El Señor no ha escogido a ninguno de ellos. 11 ¿Son éstos todos tus hijos?—Queda el más pequeño —respondió Isaí—, pero está cuidando el rebaño.—Manda a buscarlo —insistió Samuel—, que no podemos continuar hasta que él llegue.12 Isaí mandó a buscarlo, y se lo trajeron. Era buen mozo, trigueño y de buena presencia. El Señor le dijo a Samuel:—Éste es; levántate y úngelo.13 Samuel tomó el cuerno de aceite y ungió al joven en presencia de sus hermanos. Entonces el Espíritu del Señor vino con poder sobre David, y desde ese día estuvo con él. Luego Samuel regresó a Ramá.

1 Samuel 16:6-13 | NVI

¿Para qué cosas vive usted cada día? ¿Para tener un aumento de sueldo? ¿Una jubilación? Entonces, quizás ha descubierto la realidad de que, basar las aspiraciones en abrirse camino en este mundo, termina normalmente en frustración. Las personas con un sentido equivocado de dirección se preguntan a menudo por qué se sienten insatisfechas.

Tal vez usted ya logró ahorrar para el futuro o ascender en el mundo laboral. Da a una institución benéfica y hace trabajo voluntario, pero sigue teniendo una sensación de intrascendencia. Si es así, necesita recordar que Dios nos da la vida por una razón muy específica: para que le sirvamos. Nadie encuentra paz interior si no acepta este hecho. Nuestra sociedad nos enseña que el placer, la prosperidad y la popularidad nos harán felices; pero vivir al servicio del ego siempre deja un vacío que ninguna gratificación terrenal puede llenar.

Además, pocos vivirán 100 años. Por tanto, lo que vamos a ser en esta vida, ya lo estamos siendo en este mismo momento. Pensemos en David quien fue ungido rey mucho antes de asumir realmente ese rol (1 S 16.12). 12 Isaí mandó a buscarlo, y se lo trajeron. Era buen mozo, trigueño y de buena presencia. El Señor le dijo a Samuel:—Éste es; levántate y úngelo.

1 Samuel 16:12 | NVI

Pasó muchos años cumpliendo el propósito de Dios en posiciones insignificantes mientras se convertía en un gran hombre. Como lo demuestra su historia, descubrir el propósito de Dios para la vida es el camino más seguro al éxito.

El propósito de nuestro Padre celestial para nuestra vida es perfecto. Ninguno de nosotros puede predecir las cosas maravillosas que Él nos tiene reservadas, pero podemos confiar en su plan por completo. Ríndase a Él hoy, y diga: “No se haga mi voluntad, Señor, sino la tuya”.

Amigos cristianos en todas las naciones, en el transcurso de nuestras vidas podemos darnos cuenta de la voluntad de Nuestro Padre Celestial para con nosotros, El quiere que le sirvamos bendiciendo y ayudando a las personas que tenemos alrededor quienes necesitan conocer de Dios a través de Su Hijo Mi Sr Jesucristo quien es El Único camino para tener Salvación y vida eterna. 

Debemos buscar en Su Palabra que es nuestra guía; estar atentos a sus instrucciones, ¿como es que debemos poder servirle? entregándonos totalmente a ser siervos y estar prestos a ser Su Voluntad. 

Rick Warren en su libro Una Vida con propósito nos exhorta a ver lo que debemos tener ecuenta.

1. ¿Para qué estamos aquí e en la Tierra?

2. Fuimos planeados para agradar a Dios.

3. Fuimos hechos para la Familia de Dios.

4. Fuimos creados para ser como Mí Sr Jesucristo.

5. Fuimos formados para servir a Dios. 

6. Fuimos hechos para una misión. 

Todos tenemos un propósito divino para que lo hagamos realidad en nuestras vidas. 

Efe 1/11. 11 En Cristo también fuimos hechos herederos, pues fuimos predestinados según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad, 

Ephesians 1:11 | NVI

Amen.!

Jcoa.!