¡En Fe, esperamos en Jesucristo! Jcoa.!

¡Una esperanza viva!Charles Stanley.!

1 Pedro 1.3-5

3 ¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva 4 y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, 5 a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos. 

1 Peter 1:3-5 | NVI

Los creyentes han nacido a una esperanza viva; en cambio, las personas sin Cristo no tienen una base para sus deseos y expectativas. Muchas viven con un falso sentimiento de seguridad; creen que lo importante en esta vida es lo físico y lo material. Pero no hay ninguna seguridad en esas cosas (1 Ti 6.9). 9 Los que quieren enriquecerse caen en la *tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. 

1 Timothy 6:9 | NVI

Quienes prefieren la riqueza y la salud antes que a Dios, descubren que sus sueños no se cumplen, o que no satisfacen

Los creyentes anclan su esperanza en la sólida roca que es Jesucristo. Pues las palabras del Señor son verdaderas, y sus promesas se cumplen invariablemente. A veces veo personas que descargan sus deseos sin cumplir en Dios, y luego se quejan de que Él les falló. Pero los cristianos que hacen una petición y se someten siempre a la voluntad de Dios, recibirán respuesta: sí, no, o espera.

El Señor no defrauda a quienes buscan hacer su voluntad. Pero no malentienda esta afirmación. Puede ser que nos sintamos temporalmente decepcionados cuando algo que esperamos no está dentro del plan de Dios. Pero Él no incumple la promesa de dar a sus hijos lo mejor (Is 48.17; 64.4). 17 Así dice el Señor, tu Redentor, el *Santo de Israel:«Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña lo que te conviene, que te guía por el *camino en que debes andar.

Isaiah 48:17 | NVI

4 Fuera de ti, desde tiempos antiguos nadie ha escuchado ni percibido, ni ojo alguno ha visto, a un Dios que, como tú, actúe en favor de quienes en él confían.

Isaiah 64:4 | NVI

Cuando una puerta se cierra, hay otra a punto de abrirse con algo mejor detrás de ella. El Señor no puede ser superado en generosidad. Lo que Él nos tiene reservado es mucho más de lo que somos capaces de desear. La mejor opción para el cristiano es fijar su esperanza en el Señor Jesucristo.

Acepte todo lo que se ajuste a la voluntad de Dios para su vida, y aléjese de todo aquello que no sea así. Las circunstancias pueden cambiar, pero Cristo nunca cambia. Él es esperanza viva que nunca defrauda.

Amigos cristianos en todas las naciones, la Voluntad de Nuestro Padre Celestial es Buena. Agradable. Perfecta. Si nos sometemos a Su Santa Voluntad, debemos estar seguros que obtendremos la respuesta que nos conviene para esa situación que pedimos específicamente su ayuda, como El dice Si. No. Espera.

De estas tres repuestas sabemos que es su Voluntad, todos queremos que sea siempre Si, pero si es un No, o si es Espera……… Todavía no es el tiempo según Mi Sr Jesucristo, debemos confiar y esperar, por qué esa es su Voluntad. 

En este momento en Mi vida testifico que estoy en ese proceso del Si. No. Espera. Entrego todo mi ser a esperar su respuesta, seguiré orando y clamándole su dirección, ayuda, para resolver mis asuntos, porque tengo la certeza de que lo voy hacer de acuerdo a Su Santa Voluntad y entregó en Fe su respuesta.

Gracias Padre Celestial por Tu Palabra, la recibimos en el Nombre de Mi Sr Jesucristo y con el Poder de Tu Santo Espíritu por siempre en nuestras vidas.

Amen.!

Jcoa.!

¡El Ancla del Alma! Jesucristo.!jcoa.!

¡La esperanza: El ancla del alma!Charles Stanley.!

Hebreos 6.13-20

13 Cuando Dios hizo su promesa a Abraham, como no tenía a nadie superior por quien jurar, juró por sí mismo, 14 y dijo: «Te bendeciré en gran manera y multiplicaré tu descendencia.»[D]15 Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido.16 Los *seres humanos juran por alguien superior a ellos mismos, y el juramento, al confirmar lo que se ha dicho, pone punto final a toda discusión. 17 Por eso Dios, queriendo demostrar claramente a los herederos de la promesa que su propósito es inmutable, la confirmó con un juramento. 18 Lo hizo así para que, mediante la promesa y el juramento, que son dos realidades inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un estímulo poderoso los que, buscando refugio, nos aferramos a la esperanza que está delante de nosotros. 19 Tenemos como firme y segura ancla del alma una esperanza que penetra hasta detrás de la cortina del *santuario, 20 hasta donde Jesús, el precursor, entró por nosotros, llegando a ser sumo sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec. 

Hebrews 6:13 | NVI

El ancla era una imagen popular en el mundo mediterráneo antiguo. Dado que la economía dependía del transporte marítimo, el ancla llegó a simbolizar seguridad y firmeza. El escritor de Hebreos usa la palabra “ancla” para recordar a los creyentes que Dios les ha dado una esperanza que se mantiene firme en las tormentas.

La esperanza es una actitud saludable. Esperar lo bueno conforta la mente y el corazón. Por el contrario, un estado de desesperanza es un estado terrible. Es abrumador y deprimente pensar que lo que usted está enfrentando no puede cambiar ni resolverse. Para la persona que ha perdido toda esperanza, la vida se parece a un largo y oscuro túnel que no va a ninguna parte.

En Proverbios se encuentra un versículo que describe el resultado de esta sensación de opresión: “La esperanza que se demora es tormento del corazón” (Pr 13.12). 12 La esperanza frustrada aflige al *corazón;el deseo cumplido es un árbol de vida.

Proverbs 13:12 | NVI

Las enfermedades emocionales, físicas, e incluso mentales persiguen a la persona que se siente atrapada en una situación sombría. Pero para Dios, ninguna situación es irremediable. En Él, tenemos la promesa de la segunda parte de ese proverbio: “Pero árbol de vida es el deseo cumplido”.

Los creyentes tienen una esperanza que es un ancla para sus almas. Nuestra relación con Jesucristo nos acerca al trono celestial, donde podemos depositar todas nuestras cargas ante un Dios todopoderoso. Además, podemos aferrarnos a Él en cualquier prueba que se nos presente. Por su gran amor, el Señor da fuerzas a los cuerpos cansados, paz a las mentes ansiosas, y consuelo a los corazones afligidos. En resumen, Él ilumina ese túnel oscuro y nos guía tiernamente en las situaciones difíciles.

Amigos cristianos en todas las naciones, si queremos que nuestros cuerpos físicos estén saludables debemos entregar toda preocupación, desesperanza, incredulidad, temor, trizteza, angustia, falta de perdón, ira, contienda, dolor, todo entreguémosle a Mi Sr Jesucristo confesándolo todo, arrepintiéndonos para soltar toda nuestra vida en Las Preciosa Manos de Mi Sr Jesucristo. Él es nuestra Ancla segura con El tenemos amor, perdón, misericordia, salvación y vida eterna por siempre.

Amen.!

Jcoa.!

¡Dio su vida por nosotros! Jcoa.!

¡Sin preparación para la muerte!Charles Stanley.!

Lucas 23.32-43

32 También llevaban con él a otros dos, ambos criminales, para ser ejecutados. 33 Cuando llegaron al lugar llamado la Calavera, lo crucificaron allí, junto con los criminales, uno a su derecha y otro a su izquierda. 34 —Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen.[U]Mientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús. 35 La gente, por su parte, se quedó allí observando, y aun los gobernantes estaban burlándose de él. —Salvó a otros —decían—; que se salve a sí mismo, si es el *Cristo de Dios, el Escogido. 36 También los soldados se acercaron para burlarse de él. Le ofrecieron vinagre 37 y le dijeron: —Si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo. 38 Resulta que había sobre él un letrero, que decía: «Éste es el Rey de los judíos.» 39 Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo: —¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro criminal lo reprendió: —¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo. 42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús.

Luke 23:32-43 | NVI

La gracia de Dios se revela en su disposición de acoger a la persona que sea, y en cualquier momento en su reino, aun en el momento de su muerte. El ladrón arrepentido colgado en una cruz al lado de Jesús no tenía absolutamente nada que ofrecer al Señor: ninguna obra buena, ningún servicio fiel. Tampoco podía ser bautizado. En su condición de impotencia absoluta, lo único que podía hacer era creer. Pero eso era todo lo que necesitaba, pues tener fe en Jesucristo es lo único que se necesita para ser salvo.

Aunque ambos ladrones crucificados comenzaron lanzando insultos a Jesús (Mt 27.44), 44 Así también lo insultaban los bandidos que estaban crucificados con él.

Matthew 27:44 | NVI, mientras transcurrían aquellos agonizantes minutos, uno de ellos experimentó un cambio de corazón. Sus ataques al Salvador se transformaron en una censura al otro criminal, y luego en una defensa de Jesús, en la admisión de su propia culpa, y en el ruego de tener un lugar en el reino de Cristo (Lc 23.40-42). 40 Pero el otro criminal lo reprendió: —¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo. 42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

Luke 23:40-42 | NVI.

¿Qué fue lo que convirtió a este escarnecedor en creyente? Si tenía poco conocimiento previo de Jesús, las burlas de la muchedumbre le dieron la información que necesitaba para ser salvo. Los despectivos espectadores acusaban a Jesús de ser exactamente quien era: el Rey de Israel (Mt 27.42, 43). 

42 —Salvó a otros —decían—, ¡pero no puede salvarse a sí mismo! ¡Y es el Rey de Israel! Que baje ahora de la cruz, y así creeremos en él. 43 Él confía en Dios; pues que lo libre Dios ahora, si de veras lo quiere. ¿Acaso no dijo: “Yo soy el Hijo de Dios”?

Matthew 27:42-43 | NVI

Mientras el condenado veía y escuchaba, se volvió con fe a Aquel que podía salvarlo: a Aquel que estaba muriendo por él.

Ese día, en aquella colina, un hombre murió en su pecado, un Hombre murió por el pecado y otro hombre fue salvo de su pecado. Solamente hay dos respuestas a la muerte inevitable. Podemos aceptar o rechazar el pago expiatorio de Cristo por nuestro pecado. ¿Cómo responderá usted?

Amigos cristianos en todas las naciones, aceptamos el pago expiatorio de Mi Sr Jesucristo en la cruz del calvario muriendo por todos nuestros pecados, dándonos salvación y vida eterna, a cambio nosotros prometemos cumplir toda sus Mandamientos en obediencia y dedicación a Su Palabra.

Gracias Mi Sr Jesucristo por amarnos, perdonarnos, y bendecirnos.

Amen.! 

Jcoa.!

¡Vida Ejemplar en Jesucristo! Jcoa.!

¡Vida después de la muerte!Charles Stanley.!

Lucas 12.16-20

16 Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha. 17 Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.” 18 Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. 19 Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” 20 Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la *vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?”

Luke 12:16-20 | NVI

La idea de morir aterra a muchas personas. Pero los cristianos no tenemos nada que temer. ¡La tumba vacía de Jesús prueba que hay vida después de la muerte!

Los incrédulos que temen a la muerte tienen dos enfoques distintos en cuanto a la vida. Un grupo acumula riquezas, buenas obras, o éxito mundano, con la esperanza de transmitirlo a sus hijos o a instituciones benéficas. Esperan “seguir viviendo” en el recuerdo de quienes se beneficiaron de sus esfuerzos. Pero son raras las personas que siguen siendo recordadas generaciones más tarde. En realidad, ninguna de ellas “sigue viviendo”.

El otro grupo elige reírse ante la perspectiva de la muerte. Su filosofía es: “Comamos y bebamos, porque mañana moriremos” (1 Co 15.32). 32 ¿Qué he ganado si, sólo por motivos humanos, en Éfeso luché contra las fieras? Si los muertos no resucitan, «comamos y bebamos,que mañana moriremos».[U] 1 Corinthians 15:32 | NVI.

Su vida parece placentera desde afuera, pero, ¿puede usted imaginar una manera más frívola de vivir? Dios no tuvo la intención de que pasáramos por esta vida de una manera tan intrascendente.

He aquí el secreto de la trascendencia: cumplir con el especial y eterno propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros en esta vida. No es trabajar duro para dejar una herencia material, o para desperdiciar nuestros días en los placeres. Por el contrario, es para ayudar a los necesitados, influir en nuestro entorno y alcanzar a los perdidos. Y cuando un creyente entra en el lugar celestial que Cristo ha preparado, sigue sirviéndole a Dios.

Para el creyente, la muerte no es un final aterrador. Es la puerta a una nueva vida de servicio al Señor en el cielo. Nuestros días en la tierra son únicamente el comienzo de nuestra existencia. Este tiempo parecerá unos meros minutos en comparación con la eternidad en su presencia.

Amigos cristianos en todas las naciones, Mi Sr Jesucristo nos ha dado vida eterna, estamos seguros que cuando vayamos a su Morada Celestial, viviremos con EL.

Mientras tanto tenemos aún misión que cumplir aquí en la tierra, en la nación donde vivimos:

1. Predicar Su Palabra.

2. Ser testimonio de una vida en Cristo.

3. Ayudar al prójimo.

4. Cumplir la Gran Comisión.

5. Ser de Bendición en todo tiempo.

Procuremos hacer el bien en todo momento, llevemos una vida y conducta cristiana ejemplar para dar testimonio que Mi Sr Jesucristo transformó nuestro carácter y modo de ser, para darle siempre la Honra. Gloria. Alabanza, por los siglos.

Amen.! 

Jcoa.!

¡La excelencia en el trabajo como un Hijo de Dios! Jcoa.!

¡Las recompensas por trabajar bien!Charles Stanley.!

Efesios 6.5-8

5 *Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo. 6 No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor *humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios. 7 Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.

Ephesians 6:5-8 | NVI

Para ayudarme con el pago de mis estudios en la universidad, pasaba las vacaciones trabajando en una fábrica textil. Mi tarea era en el área de blanqueo, la parte más caliente del complejo. No me gustaba el trabajo, ni el calor, ni el difícil jefe que tenía, y durante las primeras dos semanas mi insatisfacción se hizo evidente. Me di cuenta de que el trabajo no podía cambiar, pero mi manera de pensar sí. Entonces decidí trabajar como si el Señor fuera mi jefe, y esa decisión lo cambió todo.

El calor ya no me molestaba, el trabajo se me hizo tolerable y, lo mejor de todo, tuve muchas oportunidades de compartir mi fe porque mis colegas trabajadores notaron que yo era diferente. Cuando volví el verano siguiente, ese duro jefe me dio empleo sin vacilar. Tratar nuestro trabajo como una extensión de nuestro servicio a Dios es lo que cambia nuestra actitud. Agradar a Dios nos motiva a hacer las cosas lo mejor posible, y eso inevitablemente se traduce en motivo de gozo para el creyente. Un trabajo puede ser difícil, frustrante o aburrido, pero podemos estar satisfechos en vez de cultivar emociones negativas.

Una actitud de siervo impacta, igualmente, a otros empleados. El servicio que se hace con gentileza y humildad capta la atención de nuestros compañeros de trabajo, lo cual, a su vez, nos da la oportunidad de ministrar a aquellos con quienes pasamos varias horas al día.

Las recompensas del servicio entusiasta pueden tomar muchas formas, entre ellas una mayor satisfacción personal y la oportunidad de ser un reflejo de Cristo. También está la gran dicha de saber que nuestro Padre celestial se siente satisfecho por lo que hacemos.

Amigos cristianos en todas las naciones, trabajemos con dedicación, lo estamos haciendo para El Señor Nuestro Padre Celestial Todopoderoso, amemos lo que hacemos; de acuerdo a nuestras profesiones, si somos empleados acatemos las directrices de nuestros superiores, si somos jefes demos el ejemplo trabajando con excelencia y tratemos con cariño a quienes estén a su cargo, dándoles testimonio del amor que Mi Sr Jesucristo deposita en ti.

La excelencia de nuestra conducta cristiana de ser Hijos de Dios es el mejor ejemplo que podemos dejar para quienes están compartiendo el tiempo de trabajo. 

¡Bendiciones a granel en sus vidas amigos cristianos en todas las naciones! 

Amen.!

Jcoa.!

¡Trabajando para Nuestro Padre Celestial!jcoa.!

¡Saquémosle el máximo provecho a nuestro trabajo!Charles Stanley.!

Colosenses 3.22-24

22 *Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor *humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor. 23 Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, 24 conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.

Colossians 3:22-24 | NVI

“Ama lo que haces, y no tendrás que trabajar ningún día de tu vida”, dice un refrán moderno. Pero no siempre nos toca hacer lo que nos gusta, ni trabajar junto a gente fácil de llevar. Cualquier trabajo —incluso el que nos encanta— tiene momentos en que nos produce hastío. Nuestra actitud, entonces, no puede depender del trabajo mismo ni de cómo nos sentimos en cuanto al mismo, sino debe ser el reflejo de nuestra posición como hijos de Dios. Lo más sabio sería adoptar una nueva forma de pensar: “Trabaja para el Señor que amas, y te sentirás realizado cada día de tu vida”. 

Le sacamos el máximo provecho a nuestro trabajo cuando nos vemos como siervos. El mundo de hoy nos enseña a buscar poder y respeto para sí, en vez de trabajar con dedicación para quienes tienen autoridad sobre nosotros. 

Es por eso que, cuando se trata de nuestra actitud en cuanto al trabajo, la Palabra de Dios nos enseña: “Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales” (Col 3.22). 22 *Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor *humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor. 

Colossians 3:22 | NVI

La obediencia bíblica no es algo externo que oculta resentimiento y malestares internos, sino una verdadera dedicación a la satisfacción del empleador. 

Los hijos de Dios hemos sido llamados a ser sus siervos. Puesto que pasamos gran cantidad de tiempo en nuestros trabajos, mucho de nuestro servicio se hace allí. Como empleados, debemos aplicar los principios bíblicos de la obediencia y el sacrificio, porque cualquiera que sea nuestro jefe, Dios es la autoridad máxima que ve nuestras acciones, y Él quiere vernos practicando la santidad en el trabajo.

Amigos cristianos en todas las naciones, que nuestros trabajos sean para Nuestro Padre Celestial, con nuestro comportamiento daremos testimonio que somos Hijos de Dios llevando bendiciones; dando lo mejor de nuestra conducta y ética cristiana haciendo con Excelencia las labores de nuestras profesiones, rindiendo al ciento por uno, y se verán los frutos del trabajo realizado.

Bendiciones a granel en sus vidas, amigos cristianos en todas las naciones a trabajar con ánimo, dedicación recordemos que trabajamos para Nuestro Padre Celestial Todopoderoso.! 

Amen.! 

Jcoa.!

¡La Pereza esta Out! Jcoa.!

¿Qué piensa Dios de la pereza?Charles Stanley.!

Efesios 2.8-10

.8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se *jacte. 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.

Ephesians 2:8-10 | NVI

La pereza es un acto de rebeldía contra el Señor. Él nos creó con un sentido de propósito para que pudiéramos ser productivos. Cuando elegimos ser perezosos, somos culpables de despilfarrar, porque cada uno de nosotros ha recibido un regalo especial que está desperdiciando (1 P 4.10). 10 Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas. 

1 Peter 4:10 | NVI

Los perezosos viven en una burbuja de egoísmo. Lo único que les interesa es conseguir lo que quieren. Esto está en conflicto directo con la Biblia, que dice que hemos de estimar a los demás como más importantes que nosotros mismos (Fil 2.3). 3 No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. 

Philippians 2:3 | NVI

Por ejemplo, cuando somos deliberadamente lentos en nuestro trabajo, no estamos considerando a nuestro jefe como importante.

Estamos llamados a andar en disciplina y servicio a Dios, y a Él no le agrada que abordemos el trabajo con una actitud negligente (Jer 48.10). 10 »¡Maldito el que sea negligente para realizar el trabajo del Señor!¡Maldito el que de la , su espada!

Jeremiah 48:10 | NVI

Por todo lo que hagamos bien en la vida, Dios nos recompensará. Yo trabajé en un supermercado poniendo las compras de los clientes en bolsas, y lavaba automóviles para ganar dinero para mis estudios. No importa cuál fuera la tarea, siempre trabajé de la mejor manera que sabía. Eso fue algo que aprendí de mi madre, quien trabajó durante cuarenta años en una fábrica de telas, y jamás se quejó.

La gente a menudo presenta excusas por su pereza; culpan su entorno familiar, su baja autoestima, o una situación negativa. Pero Dios no acepta nuestras excusas. Él nos da instrucciones claras para vencer la pereza: “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio” (Pr 6.6). 6 ¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga!¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría!

Proverbs 6:6 | NVI

La hormiga prevé, se prepara y trabaja. En otras palabras, debemos trabajar con diligencia en todo lo que hagamos. Nuestra responsabilidad personal para con Jesucristo es siempre dar nuestro mayor esfuerzo.

Amigos cristianos en todas las naciones, Su Palabra sigue exhortándonos para que seamos laboriosos, diligentes, 

Obedientes, responsables, en todo lo que hacemos cada segundos de nuestras vidas.

Fuerza, energía, vigor, dones, talentos, sabiduría, todo esto nos lo da el Poder del Espíritu Santo de Dios, para que cumplamos con nuestras labores diarias y tengamos tiempo para cumplir con la Gran Comisión. Mt 28/ 16/20. 16 Los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña que Jesús les había indicado. 17 Cuando lo vieron, lo adoraron; pero algunos dudaban. 18 Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo:—Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las *naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Matthew 28:16-20 NVI

 La pereza está fuera de nuestra vida espiritual, familiar, laboral, ministerial, social, lo declaramos en le nombre de Nuestro Señor Jesucristo.! 

Amen.!