¡Feliz Año 2017! Jcoa.!

Amigos cristianos en todas las naciones, sigamos siendo de Bendición y Testimonio en el lugar en que nos encontremos.Les deseamos junto con mi esposa, hijos, nietos y ahijado, de corazón un Feliz Año 2017, lleno de Bendiciones a Granel para sus vidas y sigan acompañándonos en este su hogar cristiano.

Jcoa y familia.!

¡Despedida Año 2016! Jcoa.!

Amigos cristianos en todas las naciones, estamos en el último día de esta año 2016; despidiéndonos de un año lleno de bendiciones a granel que recibimos de parte de nuestro Padre Celestial, sus enseñanzas a través de Su Palabra, íntimamente en relación con Mi Sr Jesucristo, en el templo, Su Palabra para toda la congregación e individualmente, del llamado de nuestros pastores, agradecidos con todos los siervos de los diferentes ministerios de nuestras iglesias por su colaboración; y el crecimiento espiritual en cada uno de ellos, y para nosotros; lo que pudimos testificar de la relación personal que tenemos con Mi Sr Jesucristo a nuestros familiares, amigos, conocidos, en el trabajo, las instituciones educativas, y al prójimo en general.En nuestros hogares la Bendición junto con nuestras esposas, hijos, nietos, fueron en abundancia de ellos hacia nosotros y de Ti para todo los hogares.

Gracias Padre Celestial por Tu Santo Amor por todos nosotros, en el Nuevo Año 2017 seguimos en Fe estar siempre abrazados, protegidos, bendecidos, amados, guiados por Tu Santo Espíritu, y reconciliados por La Sangre Preciosa de Mi Sr Jesucristo. 

Amen.! 

Jcoa.!

¡La Fe del Centurión! Jcoa.!

¡La Fe del Centurión! Lc 7/1/10.

1. Cuando terminó de hablar al pueblo, Jesús entró en Capernaúm. 2 Había allí un centurión, cuyo *siervo, a quien él estimaba mucho, estaba enfermo, a punto de morir. 3 Como oyó hablar de Jesús, el centurión mandó a unos dirigentes[J] de los judíos a pedirle que fuera a sanar a su siervo. 4 Cuando llegaron ante Jesús, le rogaron con insistencia: —Este hombre merece que le concedas lo que te pide: 5 aprecia tanto a nuestra nación, que nos ha construido una sinagoga. 6 Así que Jesús fue con ellos. No estaba lejos de la casa cuando el centurión mandó unos amigos a decirle: —Señor, no te tomes tanta molestia, pues no merezco que entres bajo mi techo. 7 Por eso ni siquiera me atreví a presentarme ante ti. Pero con una sola palabra que digas, quedará sano mi siervo. 8 Yo mismo obedezco órdenes superiores y, además, tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve”, y va, y al otro: “Ven”, y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto”, y lo hace. 9 Al oírlo, Jesús se asombró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, comentó: —Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande. 10 Al regresar a casa, los enviados encontraron sano al siervo.

Luke 7:1/10 | NVI

1. Valorar el servicio. Lc 7/2.

2. El Centurión escucho de Jesus. Lc 7/3a.

3. El Centurión creía en la sanidad que otorgaba Jesus. 

     Lc 7/3b.

4. El Centurión tenía amor por el prójimo. Lc 7/4/5.

5. El Centurión cree en la Palabra de Dios. Lc 7/6/7/.

6. El Centurión tiene autoridad. Lc 7/8.

7. Mi Sr Jesucristo exalta nuestra fe. Lc 7/9.

8. Con fe hay Sanidad espiritual y física. Lc 7/ 10.

Amigos cristianos en todas las naciones, la fe es esencial en nuestras vidas para seguir el ejemplo y testimonio de Nuestro Sr Jesucristo, para cada circunstancia debemos valorar nuestros principios cristianos a través de La Palabra de Dios actuando con fe verdadera, para lograr que todo lo que hacemos, sea de acuerdo a la Voluntad de Nuestro Padre Celestial y así poder bendecir al prójimo que está a nuestro alrededor. 

Fe = Creer en lo que no se ve. 

Fe = Creer en La Palabra de Dios. 

Fe = Orar y Actuar. 

Amen.! 

Jcoa.!

¡Bendiciones a granel en sus vidas!

¡Vida Eterna! Jcoa.!

Seguridad eterna: ¿Podemos estar seguros?Charles Stanley.!

1 Juan 5.1-13

Todo el que cree que Jesús es el *Cristo, ha nacido de Dios, y todo el que ama al padre, ama también a sus hijos. 2 Así, cuando amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos, sabemos que amamos a los hijos de Dios. 3 En esto consiste el amor a Dios: en que obedezcamos sus mandamientos. Y éstos no son difíciles de cumplir, 4 porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? 6 Éste es el que vino mediante agua y sangre, Jesucristo; no sólo mediante agua, sino mediante agua y sangre. El Espíritu es quien da testimonio de esto, porque el Espíritu es la verdad. 7 Tres son los que dan testimonio, 8 y los tres están de acuerdo: el Espíritu[P], el agua y la sangre. 9 Aceptamos el testimonio *humano, pero el testimonio de Dios vale mucho más, precisamente porque es el testimonio de Dios, que él ha dado acerca de su Hijo. 10 El que cree en el Hijo de Dios acepta este testimonio. El que no cree a Dios lo hace pasar por mentiroso, por no haber creído el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. 11 Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. Observaciones finales 13 Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna. 

1 John 5/1/13 | NVI

Nuestro Padre celestial quiere que sepamos con certeza que tenemos la vida eterna por medio de su Hijo Jesucristo. ¿Qué garantías tenemos de que somos salvos por la eternidad?

1. El amor de Dios. 

Podemos estar seguros de la salvación eterna gracias al amor incondicional de nuestro Padre Celestial. Él demostró en la cruz lo mucho que significábamos para Él: envió a su Hijo a morir por nosotros para que pudiéramos tener vida eterna (1 Jn 4.9, 10). 9 Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de[L] nuestros pecados. 

1 John 4:9-10 | NVI

2. La vida y la muerte de Cristo. 

Debido a que el Señor Jesús no peca, estuvo calificado para servir como nuestro sustituto y tomar nuestro lugar en la cruz. Al morir por nosotros, Él pagó por todos nuestros pecados y completó la obra necesaria para asegurar nuestra salvación (Jn 19.30). 30 Al probar Jesús el vinagre, dijo:—Todo se ha cumplido.Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu.

John 19:30 | NVI

3. La promesa del Señor Jesús. 

Tenemos la garantía de nuestro Señor de que pasaremos la eternidad con Él. El Señor prometió que nunca podremos estar separados de Él y que nadie podrá arrebatarnos de su mano (Jn 10.28). 28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. 

John 10:28 | NVI

Él fue adelante a preparar un lugar para nosotros, y regresará para llevarnos allá (Jn 14.2, 3). 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. 4 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy.

John 14:2-4 | NVI

4. El Espíritu Santo que mora en nosotros. 

Otra garantía es la presencia del Espíritu de Dios dentro de cada creyente. El Espíritu Santo actúa como un sello, garantizando que pertenecemos al Señor, y como promesa de que nuestro futuro está en el cielo con Dios (2 Co 1.21, 22). 21 Dios es el que nos mantiene firmes en Cristo, tanto a nosotros como a ustedes. Él nos ungió, 22 nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón, como garantía de sus promesas.

2 Corinthians 1:21-22 | NVI

5. La Biblia está llena de promesas de Dios.

Nos dice que los que han recibido a Jesucristo como su Salvador pasarán la eternidad con Él. 

Si usted está batallando con la duda, medite en las Sagradas Escrituras, y pídale al Espíritu Santo que le guíe para tener una comprensión bíblica en cuanto a su salvación.

Amigos cristianos en todas las naciones, tenemos seguridad eterna en Jesucristo, seguros estamos por qué creemos en el perdón de pecados, redimidos por la sangre preciosa de M Sr Jesucristo, tenemos el Amor de Nuestro Padre Celestial, y la guía de Su Santo Espíritu, de quien recibimos su fruto de amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad, y dominio propio, para que nuestras vidas tengan vida eterna.

Amen.!

Jcoa.!

No paga ser rebeldes! Jcoa.!

¡El porqué de la rebeldía!Chales Stanley.!

Salmo 107.16-21

16. ¡Él hace añicos las puertas de bronce y rompe en mil pedazos las barras de hierro! 17 Trastornados por su rebeldía, afligidos por su iniquidad,18 todo alimento les causaba asco.¡Llegaron a las puertas mismas de la muerte!19 En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. 20 Envió su palabra para sanarlos, y así los rescató del sepulcro. 21 ¡Que den gracias al Señor por su gran amor, por sus maravillas en favor de los hombres!

Psalms 107:16/21 | NVI

Los seguidores de Cristo podemos ser atrapados por la trampa de tratar de justificar nuestras transgresiones. Pero si renunciamos a todas las excusas que podamos inventar, todo puede reducirse a cuatro causas por las que nos rebelamos:

1. Me niego a hacer lo que Dios manda. Existen maneras obvias de violar las leyes de Dios, como cometer un asesinato. Pero, más comúnmente, métodos sutiles y ocultos de desobediencia se convierten en obstáculos en nuestro camino. Entre estos métodos están albergar resentimiento o darle la espalda a las personas necesitadas.

2. Busco lo que está prohibido. El Señor ha declarado prohibidas ciertas cosas (Ro 1.28-32; Gá 5.9-21). 

28 Además, como estimaron que no valía la pena tomar en cuenta el conocimiento de Dios, él a su vez los entregó a la depravación mental, para que hicieran lo que no debían hacer. 29 Se han llenado de toda clase de maldad, perversidad, avaricia y depravación. Están repletos de envidia, homicidios, disensiones, engaño y malicia. Son chismosos, 30 calumniadores, enemigos de Dios, insolentes, soberbios y arrogantes; se ingenian maldades; se rebelan contra sus padres; 31 son insensatos, desleales, insensibles, despiadados. 32 Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.

Romans 1:28-32 | NVI

9 «Un poco de levadura fermenta toda la masa.» 10 Yo por mi parte confío en el Señor que ustedes no pensarán de otra manera. El que los está perturbando será castigado, sea quien sea. 11 Hermanos, si es verdad que yo todavía predico la circuncisión, ¿por qué se me sigue persiguiendo? Si tal fuera mi predicación, la cruz no *ofendería tanto. 12 ¡Ojalá que esos instigadores acabaran por mutilarse del todo!13 Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus *pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor. 14 En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.»[B]15 Pero si siguen mordiéndose y devorándose, tengan cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros. La vida por el Espíritu 16 Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la *naturaleza pecaminosa. 17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. 18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.19 Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; 20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos 21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Galatians 5:9-21 | NVI

Él no desea arruinar nuestro placer, pero sabe que algunas acciones pueden tener consecuencias devastadoras.

3. Busco lo que Dios permite, pero de una manera prohibida. En la vida cristiana disfrutamos de mucha libertad. Podemos tener dinero, éxito y relaciones afectivas. Pero los creyentes no tienen la libertad de lograr esas cosas mediante el robo, el engaño, la injusticia o cosas parecidas.

4. Busco lo que Dios permite, pero en el momento que yo decido. La impaciencia es, a menudo, la causa por la que las personas terminan endeudadas o enredadas en relaciones negativas. Deciden buscar algo antes de tener la clara guía del Señor.

Cada vez que usted enfrente una decisión, hágase esta pregunta: ¿Qué es lo más sabio que puedo hacer? Después de esto, pídale al Señor dirección, y espere hasta que Él le responda. Si estamos haciendo la voluntad de Dios, nunca tendremos que inventar excusas.

Amigos cristianos en todas las naciones, cuando Nuestro Padre Celestial nos habla fuerte, su reprensión es una advertencia para que nos examinemos y no permitamos que ninguno de estos actos de rebeldía se encuentren dentro de nuestras vidas.

Obedezcamos su Palabra, seamos sensibles a su Voz y cumplamos sus Santos Mandamientos llevando una vida de acuerdo a sus principios y Su Santa Voluntad.

Amen.!

Jcoa.!

¡Vivir en Rebeldía o en Obediencia a Dios! Jcoa.!

¡La rebeldía y sus consecuencias!Charles Stanley.!

Gálatas 6.7-10

7 No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra. 8 El que siembra para agradar a su *naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna. 9 No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. 10 Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.

Galatians 6:7-10 | NVI

Rebelarse contra el Señor resulta caro. La ley divina de las consecuencias es que cosechamos lo que sembramos, más de lo que sembramos, después de sembrarlo. Y este principio es inmutable, ya sea que usted crea o no en Dios.

Una opinión común en nuestra sociedad moderna es que los reglamentos impiden que las personas se diviertan. Esa no es, desde luego, la intención del Señor. En realidad, Él nos ofrece la verdadera libertad por medio de una relación con Él. Nuestro amoroso Padre celestial desea mantener a sus hijos creciendo en su fe, y a salvo de las tentaciones del diablo y de las influencias mundanas. Y lo hace limitando nuestras acciones y ordenándonos que obedezcamos ciertas leyes y principios que Él ha dispuesto para nuestro bien. No hay mayor placer o fuente de felicidad que servir a Dios.

La rebeldía, en cambio, es una forma de esclavitud. Al desafiar la autoridad del Señor en algún aspecto de nuestra vida, estamos permitiendo que el enemigo nos encadene. Es posible que al comienzo no sintamos la presión de su trampa, pero tenga en cuenta la ley divina de las consecuencias. Al final, nos sentiremos agobiados por nuestro pecado. Ya sea que el castigo termine siendo recibido en el cuerpo, la mente, el corazón o el espíritu, dejaremos de servir totalmente al Señor (Mt 6.24).

24 »Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.

Matthew 6:24 | NVI

Dios toma muy en serio la desobediencia, pues ella tiene graves consecuencias. Como Soberano del universo y nuestro amoroso Padre celestial, Él tiene en mente solo lo mejor para nosotros. Por eso, rebelarse contra el Señor es una insensatez. Las personas sabías viven de acuerdo con la Palabra de Dios y, por tanto, la obedecen (Sal 119.9).

¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra?Viviendo conforme a tu palabra.

Psalms 119:9c |NVI

Amigos cristianos en todas las naciones ser rebeldes éramos antes de conocer a Mi Sr Jesucristo, no teníamos su Espíritu, y vivíamos de acuerdo a principios mundanos, llevados por nuestras decisiones del orgullo, la maldad, no teníamos un corazón contrito y humillado por nuestros culpas y pecados, vivíamos apartados de Dios.    

Ahora que hemos nacido de nuevo, somos obedientes a sus Santos Mandamientos, vivimos en el Espíritu Santo de Dios, tenemos a Mi Sr Jesucristo dentro de nuestros corazones, como Nuestro Señor y Salvador, llevando una vida de testimonio ejemplar, dando lo mejor para que todas las personas que están en nuestro alrededor conozcan lo que es vivir en obediencia amando a Nuestro Padre Celestial Dios Todopoderoso.

Amen.!

Jcoa.!

¡Como celebramos la Navidad? Jcoa.!

¡La indiferencia en cuanto a la Navidad!Charles Stanley.!

Mateo 2.1-6

1. Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios[F] procedentes del Oriente. 2 —¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse[G] su estrella y hemos venido a adorarlo. 3 Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. 4 Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y *maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el *Cristo. 5 —En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta: 6 »“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá,de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.”

Matthew 2:1-6a | NVI

Cada año, hay una variedad predecible de reacciones a las celebraciones y tradiciones navideñas. En los próximos días, examinaremos tres actitudes ante la Navidad. Aunque han pasado más de 2.000 años desde que Cristo nació, su nacimiento sigue provocando las mismas acciones.

Una reacción común es la indiferencia. Aun cuando estén llenas del espíritu de la temporada y celebren la Navidad con regalos, cenas, ornamentaciones y fiestas, algunas personas siguen siendo totalmente indiferentes a Cristo. Ni siquiera se les cruza por la mente que hayan perdido de vista el motivo de celebración de la Navidad.

En la historia de la búsqueda de los magos del recién nacido Rey de los judíos, vemos una sorprendente indiferencia por parte de los líderes religiosos. La comitiva que vino de Oriente causó un gran revuelo en Jerusalén. No todos los días llegaban visitantes con un anuncio tan importante. Sin embargo, cuando el rey Herodes preguntó a los escribas y a los sacerdotes dónde nacería el Mesías, respondieron sin hacer ningún intento de ir a Belén. Sus vidas estaban llenas de deberes religiosos, y no tenían tiempo ni interés por nada que pudiera alterar sus posiciones de prominencia y autoridad.

A veces es fácil dejar que las actividades navideñas saquen a Cristo de nuestros pensamientos. Después que terminan todas las compras, que se envuelven los regalos y que se prepara la comida, podemos salir corriendo a la iglesia a un servicio de Nochebuena. Pero incluso allí, nos sentimos distraídos. Aunque sea necesario un reenfoque deliberado, hagámonos el propósito este año de hacer de Jesús la prioridad en la Navidad.

Amigos cristianos en todas las naciones, Navidad se celebra en toda la tierra, nos reunimos en familia para darle gracias a Nuestro Padre Celestial por enviar a Mi Sr Jesucristo a nacer en nuestros corazones; nuestra responsabilidad es dar a conocer de Mi Sr Jesucristo a todos nuestros familiares y parientes, vecinos, donde trabajamos y en cualquier lugar en donde vayamos, relacionemos a Mi Sr Jesucristo en todos nuestros actos y en esta temporada Navideña celebrémosle con cánticos y gozo que Mi Sr Jesucristo nazca en el corazón de todos los que no le conocen tengan la oportunidad de ver cómo Adoramos y Alabamos a Mi Sr Jesucristo Nuestro Salvador.!

Amen.! 

Jcoa.

Z